Editorial

Falta transparentar la magnitud del maltrato a la mujer

En todo el mundo, un 17,8 % de las mujeres declara haber sido objeto de violencia física o sexual a manos de su pareja en los últimos 12 meses, según la División de Estadística de las Naciones Unidas del año pasado.

Por: Editorial Diario Concepción | 02 de Julio 2019
Fotografía: Archivo Copesa

El grado de civilización de una comunidad suele estar asociado a una disminución de la agresividad, a la capacidad de resolver conflictos mediante el diálogo y un aumento notorio de respeto mutuo. Por supuesto que hay otros indicadores, pero uno de enorme trascendencia es el cuidado de los más débiles y vulnerables, como las mujeres y los niños, parte del respeto a los derechos de todos los integrantes, el trato justo y la amistad cívica.

Según el informe  ONU Mujeres,  el progreso de las mujeres en el mundo permite dimensionar el alcance de las transformaciones en la vida familiar, así como sus implicaciones para la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Este documento, además de proponer una agenda integral de políticas dirigidas a los responsables de elaborar políticas, a los gobiernos regionales y organizaciones, busca modos de garantizar que todas las mujeres y niñas gocen plenamente de sus derechos humanos sin importar el modelo de familia en el que vivan.

Se parte de la base que las familias son un pilar fundamental de las sociedades, que  sin ellas, las comunidades y las economías no podrían funcionar y  que las mujeres desempeña en éstas un papel insustituible. Es esa estructura nuclear de la sociedad, las personas comparten recursos, cuidan de los integrantes enfermos y vulnerables y cultivan las generaciones futuras.

Sin embargo, con demasiada frecuencia las mujeres y las niñas sufren violencia y discriminación en el entorno familiar, las cifras globales indican que, a lo largo de su vida, alrededor de un tercio de las mujeres son víctimas de abuso físico o sexual por parte de una pareja. Un alto porcentaje de mujeres considera que la violencia de género ha aumentado y, a la vez, se siente discriminada en distintos ámbitos. En nuestro país, según la encuesta “Percepción de las mujeres sobre su situación y condiciones de vida en Chile, el 80,4% de las mujeres entrevistadas cree que la violencia hacia el género ha aumentado, mientras el 87,8% piensa que el Estado no toma las medidas necesarias para evitar la muerte de sus mujeres. En cuanto a la percepción de discriminación, 85,8% de las encuestadas afirma que las mujeres son discriminadas en el país, porcentaje que se ha mantenido a un nivel similar desde que se aplica el estudio.

En el informe de la ONU, se reconoce de manera explícita que las familias son un espacio contradictorio para las mujeres y las niñas, siendo esta situación uno de los objetivos clave de la publicación. Así, es paradojal que la misma familia pueda ser el espacio en el cual las mujeres y las niñas experimentan una profunda inseguridad; de hecho, el hogar es el contexto en el que tienen mayor probabilidad de sufrir violencia y abuso. En todo el mundo, un 17,8 % de las mujeres declara haber sido objeto de violencia física o sexual a manos de su pareja en los últimos 12 meses, según la División de Estadística de las Naciones Unidas del año pasado.

La realidad cotidiana en Chile es elocuente para indicar que esta situación negativa de la mujer no ha sido corregida. Si bien  persisten problemas de inequidad y brechas palpables, también están pendientes los cambios socioculturales consistentes para que efectivamente los hombres y mujeres tengan, inalienablemente, el mismo trato e idénticas oportunidades.

Etiquetas