Editorial

La comprometida tarea de cuidar el barrio

Por: Editorial Diario Concepción | 10 de Julio 2018
Fotografía: Contexto

En muchos barrios penquistas hay Juntas de Vecinos, algunas más afortunadas que otras al momento de lograr acciones conjuntas, conseguir más sinergias que malentendidos y comprensión ante las dificultades de las directivas que no siempre obtienen el soporte que necesitan para ser eficientes, no pocos dirigentes tienen incluso que soportar recriminaciones por situaciones que escapan, por mucho, a sus competencias.

A pesar de las dificultades, muchas juntas vecinales logran trabajar armónicamente, lo cual les permite obtener beneficios negados a aquellos colectivos que no consiguen levantar un proyecto común. Perseverar en la organización de estas estructuras tiene actualmente un mayor sentido si se observa el contexto de las políticas públicas para favorecer el desarrollo de los barrios.

A principios de este año, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu) publicó el resultado de la selección de 50 nuevos barrios que recibirán aportes en su mejoramiento urbano en distintas regiones del país, es el fin de un nuevo proceso de postulación que se extendió de noviembre a enero y que involucró a municipios, intendencia y la Comisión Regional de Ciudad, Vivienda y Territorio a través del Programa “Quiero Mi Barrio” en distintas regiones del país.

Estos cincuenta nuevos barrios se suman a los 520 que ya han sido seleccionados desde el año 2006 en 11 años de mejoramiento de esas comunidades, el presupuesto total de esta nueva fase es de aproximadamente 38 mil millones de pesos, financiamiento para el desarrollo de proyectos físicos y sociales que serán definidos en forma participativa entre el Minvu, el municipio y la comunidad beneficiada.

Ante el éxito de esta iniciativa el proceso se replicará anualmente, bajo el postulado que sean los propuestos los barrios por los propios municipios en base a definiciones urbanas y técnicas determinadas por el Ministerio, siendo, priorizados según su déficit urbano y a la mirada territorial expresada a través de las Zonas de Interés Público.

El Programa considera una intervención a mediano y largo plazo, de un trabajo que se extiende por a lo menos 36 meses, con aportes que pueden ser suplementados con fondos de los municipios. Desde su inicio el resultado en obras ha sido considerable 1.290 son de áreas verdes, como construcción o mejoramiento de plazas y parques urbanos, 409 de circulación, entre estas ciclovías, pavimentación de calles o veredas y paseos peatonales); 1.120 de equipamiento; construcción de sedes vecinales, centros culturales, multicanchas, gimnasios y 874 de obras complementarias, como proyectos de iluminación, colectores y mejoramiento de redes sanitarias. En esta oportunidad la Región del Bío Bío logró aprobar tres proyectos en Lebu y un barrio en cada comuna de Los Álamos, Yumbel y Coronel, que favorecen a 1.279 viviendas y a 8.305 chilenos.

Los barrios de la ciudad son lo que las familias para el cuerpo social; un núcleo de identidad y pertenencia, el lugar del territorio donde una comunidad labra su futuro. Hacer un mejor barrio demanda compromiso y unidad de propósito, empezando por buscar acercamiento y cohesión de quienes viven en el, sin aquello se pueden perder oportunidades valiosas para mejorar las áreas comunes de la vida de cada particular entorno, en cierto modo, de defender el patrimonio de la ciudad y de los bienes e historia que pertenecen a todos sus ciudadanos.

Etiquetas