Economía y Negocios

Barreras arancelarias: ¿Por qué debemos evitarlas?

Por: Diario Concepción | 07 de Julio 2019
Fotografía: Diario Concepción

Nélyda Campos Requena
Académico del Departamento de Economía, UCSC.

Desde hace ya varios meses el fantasma de la guerra comercial se ha instalado en el mundo con la amenaza constante por parte de Estados Unidos, o mejor dicho por parte del presidente Trump, de imponer aranceles a grandes potencias como China, Japón o la misma Unión Europea, ¿debemos preocuparnos?

El comercio ha demostrado cumplir un rol fundamental en el crecimiento económico y la generación de empleos de un país, por lo que su fortalecimiento es esencial para el desarrollo. Incluso, instituciones como el Banco Mundial o la Organización Mundial del Comercio han destacado su rol en la reducción de la pobreza e incremento en el nivel de ingresos de las naciones. La historia nos ha demostrado lo beneficioso que es la integración comercial entre países, tanto en términos de eficiencia como productividad, así como también, nos ha mostrado las nefastas consecuencias de las guerras arancelarias (basta recordar los años 30’s).

En un mundo cada vez más integrado, las amenazas de las que hoy somos testigos, van en contra de lo que se ha avanzado en las últimas décadas en términos de apertura comercial y libre movilidad entre las naciones, generando un retroceso que, esperamos, no culmine en una escalada proteccionista que termine por afectar a todos los países, especialmente a aquellos menos desarrollados.

Los aranceles, además de ser una fuente de ingresos fiscales, son considerados como una herramienta por parte de los países para proteger a su industria local. No obstante, hoy vemos que estos anuncios están siendo empleados más como un arma de negociación, incluso política, que como un instrumento económico para solucionar ineficiencias de mercado.

Es por lo anterior que, ante un escenario de debilidad económica mundial, en el que nuevamente se redujo la previsión para el crecimiento de la economía global, donde tenemos países europeos en recesión, otros creciendo lentamente y una economía China con menores perspectivas de crecimiento, es que este tipo de anuncios preocupan ante la eventual progresión de una guerra comercial a escala mundial que tiene, por cierto, a Estados Unidos y al presidente Donald Trump en el centro.

Etiquetas