Economía y Negocios

Subvención estatal: el negocio de las autopistas

Actuales contratos consideran millonarios traspasos para minimizar el riesgo de las concesionarias. Gobierno busca fomentar la entrada de nuevos actores al negocio.

Por: Silvanio Mariani | 02 de Junio 2019
Fotografía: Isidoro Valenzuela M.

“Los procesos de concesiones están en revisión. La decisión del Gobierno es establecer más competencia en las futuras licitaciones”.

En entrevista a este medio, el ministro de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine, hizo una declaración que probablemente dejará inquietas a las concesionarias de autopistas. No es para menos: están en juego millonarios contratos que ostentan cifras de rentabilidad similares a la banca.

En parte, las ganancias se explican por la explotación del servicio en las rutas, es decir, por el cobro de peajes. Pero los contratos además garantizan jugosas subvenciones estatales para las empresas concesionarias.

De hecho, los contratos de concesión establecieron la figura del Ingreso Mínimo Garantizado  (IMG), por lo cual el Estado realiza traspasos a las empresas cuando los ingresos reales de las compañías estén por debajo del definido en las bases de licitación. En caso de menor tráfico vehicular, y por ende menor recaudación, el Fisco paga la diferencia. Los contratos también consideran subvenciones estatales para minimizar el riesgo de las concesionarias.

Fisco subsidia inversión

Un ejemplo cercano ofrece el tramo Chillán-Collipulli de la Ruta 5, cuya concesión expira en julio de 2022, según la Dirección General de Concesiones. Información obtenida por el periodista Hugo Varela (Televisión U. de Concepción) a través de la Ley de Transparencia, revela que entre los años 2002 a 2017 el Fisco canceló 15 anualidades por distintos montos que en total ascienden a 3 millones 236 mil 748 unidades de fomento. En valores actuales, cerca de 90 mil millones de pesos (US$128,7 millones). La cifra fue confirmada en la Minuta 189, firmada por el entonces Inspector Fiscal de la Coordinación de Concesiones de Obras Públicas.

En los Estados Financieros de los últimos cuatros años, la concesionaria Ruta del Bosque afirma que “no percibió ingresos mínimos garantizados, porque sus ingresos se mantuvieron por sobre el monto mínimo”. Sin embargo, confirma que ha recibido subvención estatal desde el año 2002. En ese año recibió 150.000 UF, y con el reajuste anual de 5%, llegó en 2017 con una subvención estatal de 327.431,19 UF. En dinero sonante, 9 mil millones de pesos sólo en 2018.

Las concesionarias reconocen que no es un mal negocio. En los Estados Financieros a 31 de diciembre de 2017, página 20, Ruta del Bosque registra: “El total de los ingresos garantizados (Subsidio e IMG), es mayor que la totalidad de la inversión en construcción”.

Pese a reiterados intentos, no fue posible obtener declaración del representante de la concesionaria.

Sin subvenciones a futuro

La autoridad del MOP prefiere no evaluar si las condiciones en que se realizaron las licitaciones en los años 90 “fueron adecuadas o no”, pero sí adelanta que el panorama podría cambiar: “Lo que yo sí puedo afirmar es que todo este proceso está en revisión, y lo vamos a revisar de manera que, efectivamente, redunde en peajes más moderados”.

Puesto que la concesión de  Ruta del Bosque expira en 2022, cabe al actual Gobierno iniciar el proceso para los nuevos contratos. Para el tramo Chillán-Collipulli de la Ruta 5, los llamados a licitación de los estudios fueron publicados en el Diario Oficial el 18 de abril.

Otra licitación que está en el foco del Gobierno es la Autopista del Itata, concesión adjudicada en 1995 y que expira en 2023. El peaje de Agua Amarilla (km 60, acceso norte a Concepción) tiene la segunda tarifa más cara de Chile. Una posible explicación para ello sería el hecho de que esa concesión no ha recibido dineros del Fisco a través de la figura del Ingreso Mínimo Garantizado, según documento obtenido junto a la Coordinación de Concesiones de Obras Públicas.

En las memorias anuales de la Sociedad Concesionaria Autopista del Itata S.A se ha consignado que el mecanismo compensatorio no se activó desde el inicio de la concesión, porque “ha mantenido ingresos por sobre el IMG contemplado por el Contrato de Concesión”. Si la concesionaria ha recibido otras subvenciones, sin embargo, no fue posible corroborar.

En el caso de la concesión Ruta Concepción-Cabrero, se informa (Memoria 2018, pág. 59) de cuentas por “Cobrar al MOP (IMG)” por más de 237 mil millones de pesos. El monto considera ítems como “asignación de cobros a resultado por el servicio de explotación” e “intereses devengados”, entre otros. La concesión estará vigente hasta septiembre de 2046.

“El ingreso mínimo garantizado va a ser revisado”, advirtió el ministro Fontaine. “Si se estima apropiado, se mantendrá. De lo contrario, se va a eliminar esa cláusula y estará en las bases de una licitación. Los postulantes_(a las nuevas licitaciones), entrarán a competir y eso redundará en mayor beneficio para los usuarios”, enfatizó.

Etiquetas