Economía y Negocios

Carlos Cruz, sobre las políticas de infraestructura: “Ha faltado capacidad de anticipación”

El ex ministro de Estado plantea el desafío de generar un Plan Maestro, a 10 años, con un mejor sistema de transporte carretero y ferroviario de carga.

Por: Silvanio Mariani | 01 de Junio 2019
Fotografía: Cedida

“La Región de Bío Bío tiene un tremendo potencial logístico a partir de la infraestructura privada y pública que se ha desarrollado en la zona”, destacó el secretario ejecutivo del Consejo de Políticas de Infraestructura (CPI), Carlos Cruz.

Para el ingeniero comercial y exministro de Estado, la Región debe apostar por la integración de los puertos de la zona, mediante un mejor sistema de transporte carretero y ferroviario de carga, y para ello es fundamental contar con un Plan Maestro, a 10 años, cuya materialización no dependa del gobierno de turno.

“Hay que reforzar la red carretera concesionadas, ampliar la oferta de vías no concesionadas, potenciar el ferrocarril de carga como complemento fundamental en esta mirada estratégica, crear centros de acopio e intercambio modal, entre otras”, dijo el secretario ejecutivo de CPI.

Como parte de la macrozona Centro-Sur, una de las prioridades del sector logístico regional es resolver los problemas de congestión de la Ruta 5. Para ello, el foco debe ponerse no sólo en ampliar la mencionada carretera, sino, además, ampliar la ruta alternativa costera mediante la modalidad de concesiones. Paralelamente, manifestó Cruz, se requiere el desarrollo del modo ferroviario para carga.

Falta de soluciones

Pero el análisis del ex secretario de Estado también incluye cuestionamientos a la forma en que se han enfrentado problemas de infraestructura local, como la paralización de las obras del Puente Bicentenario o la falta de soluciones a la congestionada Ruta 160, que une a Concepción con la provincia de Arauco.

Junto con mencionar que el caso de la Ruta 160 grafica que como país ha faltado la capacidad de anticipación, agrega que la solución pasa por la tarificación de la ruta como autopista urbana y, paralelamente, reforzar una red alternativa como servicio ferroviario tipo Metro Regional.

“Oponerse al pago de peaje, por ejemplo, es postergar la posibilidad de encontrar una solución pronta al problema de la congestión y la solución por la que se podrá optar es de menor calidad que una ruta concesionada. Es evidente para todos, a estas alturas, que el Estado no tiene recursos para invertir más allá del esfuerzo que está haciendo, por lo que habrá que acostumbrarse a la idea que el que use deberá pagar por obras de infraestructura de calidad”, enfatizó el secretario ejecutivo del CPI.

Un ejemplo a destacar por Carlos Cruz es el proyecto de tren Santiago – Valparaíso, que contempla una inversión superior a los US$ 2.400 millones.

Etiquetas