Economía y Negocios

El auto solar de la UdeC que hizo historia

Estudiantes de Ingeniería de la Universidad de Concepción construyeron un auto propulsado con energía solar, el que después perfeccionaron. La decisión se convirtió en una experiencia de energía verde con implicaciones sociales, económicas y ambientales.

Por: Silvanio Mariani | 22 de Mayo 2019
Fotografía: Equipo-KAN

En 2011, un grupo de estudiantes de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Concepción se propuso a construir un auto que fuera propulsado únicamente con energía solar. El desafío partió de la ONG “La Ruta Solar”, que invitó a la UdeC a participar de las carreras solares organizadas por ellos en Atacama.

Tras meses de preparación, búsqueda de auspiciadores y mucho trabajo en equipo, nació el Antünekul (Seguidor del Sol, en mapudungun). Con una autonomía de aproximadamente 40 minutos, el auto utilizaba pilas recargables de litio que eran soldadas a mano por los estudiantes. En 2012, el Antünekul debutó en la carrera solar de Atacama, primera competencia de este tipo en Latinoamérica, y logró el tercer lugar.

Motivados, los estudiantes se dedicaron de lleno a mejorar diseño y rendimiento, y en 2014 salió a la luz el Antünekul2s, en que perfeccionaron su alcance en velocidad y el funcionamiento de las baterías. Compitieron por segunda vez y lograron nuevamente el tercer lugar.

Fue en 2016, con la única piloto mujer de la competencia y luego de 2 mil 400 kilómetros de carrera por el Desierto de Atacama, que el equipo de la Universidad de Concepción se adjudicó la copa de campeón. Fueron cinco intensas etapas en un desafío que congregó a equipos nacionales y extranjeros en automóviles propulsados por energía solar.

El Antünekul2s fue el segundo auto solar desarrollado por el equipo de la Facultad de Ingeniería UdeC, en conjunto con estudiantes de esa casa de estudios y de la Escuela de Diseño Industrial de la Universidad del Bío-Bío, contando con el apoyo del Programa Ingeniería 2030 de Corfo y de empresas privadas. El auto es capaz de alcanzar una velocidad máxima de 130 kilómetros por hora y pesa 210 kilogramos, siendo el más liviano que han desarrollado.

Energía verde

“Se hizo realidad un concepto, que es generar energía verde para transportar personas, y ese concepto puede ser desarrollado y aplicado en otros proyectos”, reflexiona Gabriel Martínez, uno de los integrantes del equipo.

Con la experiencia adquirida, parte de los exparticipantes de la construcción del auto solar decidieron iniciar un proyecto educativo, llamado Revolución Creativa, que consiste en vincular a colegios de Concepción y sus alrededores con el Antünekul2s. A través de charlas sobre la energía solar y otras renovables, se busca impulsar a los estudiantes a desarrollar proyectos de vehículos propulsados con energía solar.

El auto solar desarrollado en la UdeC obtuvo títulos en competencias frente a pares de distintos países, logró ubicarse en el lugar Nº 15 del ranking mundial de autos solares, y el equipo de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Concepción ha ganado dos veces el premio al espíritu de la competencia. Y además, se hizo realidad un proyecto en equipo con implicaciones sociales, económicas y ambientales.

Luis Morán Tamayo, decano de la Facultad de Ingeniería, resume la importancia de la experiencia: “Este proyecto, que nació en los laboratorio de la Facultad de Ingeniería, es una clara demostración de la capacidad de nuestros estudiantes para trabajar en equipo y resolver problemas multidisciplinarios de alta complejidad tecnológica”.

Etiquetas