Economía y Negocios

Con energía solar, Región del Bío Bío busca recuperar el podio de capital energética

Los mayores niveles de radiación han viabilizado proyectos en Collipulli e, incluso, en Valdivia.

Por: Javier Ochoa | 04 de Abril 2019
Fotografía: PV Power by Solek Group

Actualmente, son cinco los proyectos de parques solares en la Región del Bío Bío, dos aprobados ambientalmente y otros tres en calificación por parte del Servicio de Evaluación Ambiental, los que juntos suman un poder de generación de 33 MW, capaz de cubrir la demanda de una localidad de 60.000 habitantes, como Tomé.

Un fenómeno catalogado de “interesante” por parte del seremi de Energia, Mauricio Henríquez, quien explicó que sus ubicaciones se concentran en la zona de Cabrero y Yumbel, idónea, además de los buenos niveles de radiación, por su cercanía con la subestación Charrúa, que facilita su conexión al Sistema Eléctrico Nacional (SEN).

“No obstante, esto nos debe llevar a reflexionar, ya que es el cambio climático el que ha provocado que los niveles de radiación vayan en aumento, viabilizando proyectos, incluso, en a zona de Collipulli, en la Región de la Araucanía”.

La autoridad añadió que es positivo que esté llegando este tipo de generación, responsable que Antofagasta nos desplazara como capital de la energía.

“En total son US$ 43 millones los que suman estos cinco proyectos. Dos son los aprobados: el primero se llama Cabrero y el otro El Resplandor, de 3 MW cada uno”.

En cuanto a la proyección, Henríquez estimó la aparición de parques más grandes, que superen los 12 MW y hasta 30 MW. Lo segundo, esto abre las puertas a la generación comunitaria para sectores alejados de las redes, de manera que puedan autoabastecerse, o que tienen deficiente conexión.

Por su parte, el CEO de Wolfson Solutions, Rodrigo López, planteó que las excelentes condiciones de radiación de la zona norte, no permitían a los inversionistas miraran mas hacia el sur, pero eso ya está cambiando, dijo.

“Hoy existen condiciones de transmisión favorables para viabilizar cualquier proyecto energético, debido al aumento de capacidad de transferencia entre Charrúa y hacia el norte (Alto Jahuel), que permite inyectar hacia el centro del país”.

Lo otro que explica el fenómeno, es la existencia de capacidades locales para desarrollar proyectos, lo que facilita y viabiliza inversiones en Ñuble y Bío Bío, versus otras zonas del país.

“Hemos visto como importantes proyectos han quedado en el camino por no atender de manera temprana las inquietudes comunitarias”.

Consultado sobre la variabilidad de este tipo de fuentes, explicó que es menor que el eólico, es decir, es más fácil su predicción, cercano al hídrico. Además, no existe la condición de cero inyección, porque mientras haya irradiación solar, hay generación, aseguró el ingeniero eléctrico.

Consultado sobre si estima que esto vaya a escalar o no, López fue claro al señalar que el punto de inflexión se dará cuando los sistemas de almacenamiento de energía de gran volumen, a través de batería, lleguen a precios más competitivos, aun cuando ya son comerciales, apuntó. “Esto permite una serie de ventajas, como por ejemplo, contrarrestar las eventuales variabilidades de generación, lo que permite una mejor estabilidad del sistema. Además, permitiría guardar energía cuando esta no puede ser evacuada por congestión de las líneas”.

Incluso en Valdivia

Country Manager de PV Power by Solek Group, Jorge Leal, empresa que construirá un parque en Ñuble, dijo que, incluso, hoy es viable apuntar todavía más al sur y desarrollar parques solares aun en Valdivia. “Hay que considerar que la industria fotovoltaica tuvo su origen en Alemania, que tiene un clima y una radiación muy similar a la de la Región de Los Ríos”.

Etiquetas