Economía y Negocios

Diversos estudios muestran optimismo moderado y expectativas no cumplidas

Expertos advierten que incertidumbre creada por factores externos e internos está afectando la inversión. Clave será, entonces, este 2019, en cuanto al norte que tomen tanto las reformas internas, como las decisiones de Estados Unidos y China.

Por: Javier Ochoa | 16 de Marzo 2019
Fotografía: Diario Concepción

Distintas mediciones sobre la realidad económica nacional y regional de los últimos meses muestran un optimismo moderado por parte de empresarios y personas, en sintonía con los rangos de crecimiento que ha mostrado el país desde que asumió la administración de Sebastián Piñera ya hace un año, cuando se registro un Imacec de 5,0% en marzo de 2018, con un peak de 6,4% en abril, pero con sucesivas bajas hasta llegar al 2,4% del mes de enero de 2019.

Por otra parte, la confianza de los consumidores, que midió el último Ipec de febrero de este año, da cuenta que no logra repuntar y se sitúa en 46,3, completando 7 meses en terreno pesimista (ver gráfico principal). Sin embargo, llama nuevamente la atención en este estudio que no es la situación personal, necesariamente, la que perjudica las expectativas, sino mas bien la situación país.

Y optimismo moderado es el que refleja el último Índice de Percepción Empresarial Regional (Iper) de enero de 2019, destacando que el 59% de los consultados, cree que la inversión aumentará en la Región del Bío Bío, aunque contrasta con el 64% y 66% de las mediciones anteriores de junio de 2018 y diciembre de 2017, respectivamente.

Asimismo, un 29% de los consultados en la última versión del Índice de Confianza en la Economía Regional (Icer) considera que su situación económica está peor que hace un año y un 34% cree que la realidad de la Región es mala.

Sobre expectativas

El economista de la UdeC, Víctor Hernández, sostuvo que este decaimiento se da por las mismas razones que había impulsado el crecimiento: cambia el escenario internacional y caen las expectativas del empresariado.

“La incertidumbre creada por la guerra comercial China-Estados Unidos comienza a provocar una serie de efectos que se manifiestan en una disminución de la tasa de crecimiento de China, principal socio comercial de Chile, lo que generó una disminución en la demanda de commodities con una caída en el precio del cobre”.

Hernández también sumó otro factor internacional: la indefinición que se está viviendo en Europa a raíz del problema del Brexit, también puede comprometer el crecimiento del bloque… todo lo cual ha producido ruido con implicancias negativas en los mercados bursátiles.

En suma, acotó, será crucial ver qué pasa con las tasas de interés, tanto de China como Estados Unidos, factores esenciales para el comportamiento de la economía nacional.

Y en lo interno aparecen otros problemas que pueden afectar en la proyección 2019, sostiene el economista, Víctor Hernández, en referencia a las reformas y sus retrasos.

“La no definición en materia tributaria ya está generando incertidumbre que afecta los niveles de inversión, a lo que se suman cabos sueltos de la reforma laboral, como el tema de la indemnización por años de servicio y de la previsional. Todo esto tiene un impacto directo en el empresariado”, recordó Hernández.

Sumado lo anterior, Hernández proyectó, optimistamente, que Chile crecerá entre un rango que oscilará entre 3,5% y 3,6%.

Por otra parte, el economista de la UDD, Carlos Smith, coincidió con Hernández proyectando un crecimiento “un poco menor al 4% dado, principalmente, el empeoramiento de las condiciones y expectativas de crecimiento de las potencias mundiales, y de algunos problemas externos que aún quedan por resolver”.

No obstante, puso buena nota al manejo económico del Gobierno: “se ha recuperado el crecimiento económico, más personas han entrado al mercado laboral por los incentivos que se generan y, lo más importante, es que la inversión está volviendo a crecer a tasas muy interesantes”.

Sin embargo, puntualizó, la sensación en el ambiente es que esto no se ve reflejado en la calle. “En eso creo que el gobierno cometió el pecado en la campaña electoral y en los primero meses de su administración, ya que se generaron muchas expectativas de que los cambios, que recién hoy estamos viendo, y que seguiremos viendo, llegarían muy rápido a las personas, lo cual no se cumplió”.

Etiquetas