Economía y Negocios

Participación femenina en I+D crece 34% en cinco años

Sin embargo, se advierte que el tema es preocupante, puesto que no ha aumentado a la par con la tasa de participación de mujeres en la fuerza laboral.

Por: Javier Ochoa | 02 de Diciembre 2018
Fotografía: Contexto

Hasta el 2016 las mujeres que realizan I+D en Chile sumaban 6.206, creciendo un 34% desde el año 2011, no obstante, existe preocupación porque este aumento no ha ido de la mano del aumento de la participación femenina en la fuerza laboral.

Ahora bien, al agrupar las regiones por zona, la del centro es la que concentra gran porcentaje del personal femenino dedicado a I+D (83 % del total); más atrás le sigue la zona sur y, por último, la norte.

Pero con respecto a las tasas de participación femenina, la zona sur, donde se encuentra Bío Bío, es la que se posiciona como la más equitativa (40,2 %), principalmente por la tasa de personal femenino no investigador, que representa un 47,7 % (Ver gráficos).

Gráfica Diego Leiva A.

Fue una de las principales conclusiones del estudio del Ministerio de Economía (Minecon) sobre participación femenina en I+D.

Desde la división de Innovación del Minecon explicaron que la ciencia, la tecnología y la innovación (CTI) ocupan un lugar central en el desarrollo socio-económico de un país, por ello resulta de suma importancia visibilizar el desarrollo de la ciencia y tecnología desde una perspectiva de igualdad de género, rescatando el aporte de las mujeres al desarrollo científico y tecnológico.

“Una dimensión relevante a estudiar dentro de la brecha de género en las CTI es el personal dedicado a la investigación y desarrollo (I+D), tanto en la cantidad de personal femenino como en el nivel educacional de este personal. Siguiendo la definición del Manual de Frascati, el personal de I+D incluye investigadores altamente capacitados, especialistas con altos niveles de experiencia técnica y capacitación, y otro personal de apoyo que contribuye directamente a la realización de proyectos y actividades de I+D”, detalla el citado estudio de participación femenina en I+D.

No obstante, la directora del programa Advance de Economía y Negocios de la USS, Karin Bravo, puntualizó que en términos generales el estudio deja en evidencia la brecha existente entre géneros, medida en diversos aspectos.

“Desde el punto de vista general la participación femenina en I+D se ha mantenido prácticamente estable desde el año 2011, pasando de un 36,7% ese año a un 37,3% en el año 2016. En términos absolutos, hay más mujeres dedicadas a I+D, pasando de 4.622 a 6.206, pero dado que la cantidad de varones también ha aumentado, las participaciones se han mantenido estables en los años analizados (2011-2016). Esto puede resultar preocupante, pues a pesar de que la tasa de participación en la fuerza laboral de la mujer ha aumentado en nuestro país con el pasar de los años, no ocurre lo mismo en el área de I+D”.

Dónde hacen I+D

La actividad que concentra mayormente la participación femenina corresponde a entidades de Educación Superior, seguida por las empresas del sector privado. En el año 2016, la encuesta indica que existen 3.278 mujeres dedicadas a I+D (medidos en jornada completa equivalente), mientras que las empresas del sector privado concentran 1.384. Las empresas del Estado e instituciones privadas sin fines de lucro (IPSFL) suman 1.543 mujeres a nivel nacional.

Respecto al tamaño de la empresa y considerando dentro del personal femenino la distinción entre investigadoras y técnicas y otro personal de apoyo, solo en las empresas grandes existe un mayor porcentaje de investigadoras (29%) comparado con el personal técnico que corresponde al 24,1%.

Etiquetas