Economía y Negocios

Ley de incentivo tributario: las Pymes serían las más beneficiadas

El cuerpo legal busca además simplificar los procesos de postulación y ejecución de proyectos e incorporar el beneficio al capital de riesgo corporativo.

Por: Javier Ochoa | 20 de Noviembre 2018
Fotografía: Archivo

Que sea un beneficio más asequible a la realidad de las Pymes, simplificar o modificar los procesos de postulación y ejecución de proyectos, y establecer una eventual ampliación de la cobertura para incorporar el beneficio tributario al Corporate Venture Capital (capital de riesgo corporativo), son los tres ejes de la nueva Ley de Incentivo Tributario a la I+D que impulsa actualmente el Gobierno.

Esta ley es la que establece un beneficio tributario a la inversión privada en I+D, y fue creada en 2008 para que las empresas mejoraran su capacidad productiva. No obstante, y pese a la entrada en vigencia de una nueva versión en 2012, a la fecha existe un amplio desconocimiento, y casi nula participación del mundo Pyme, siendo utilizada, básicamente, por las grandes empresas.

Consultada la directora del Área Auditoria de Cabello & Compañía Abogados Tributarios, Pilar Cabello, sobre las claves de esta nueva modificación, esta dijo que es preciso facilitar y fomentar la innovación informando a los empresarios, a través de capacitaciones constantes e integrales, enseñando qué es innovar, pero no solo eso, sino que además enseñar cómo alinear la estrategia con los objetivos y como gestionar el tiempo, los equipos, los presupuestos, las expectativas, entre otros.

“Un gran objetivo es cómo disminuir las incertidumbres, sean técnicas, comerciales, culturales o económicas, que permitan eliminar lo que a veces paraliza, el “terror a equivocarse” tanto en el mundo privado como en el público”.

Sobre la forma que este nuevo esfuerzo vendría a mejorar y a simplificar a las pequeñas empresas, la abogada recordó que actualmente la Ley 20.241 no contempla una diferencia entre grandes o pequeñas empresas.

La forma actual de imputar estos gastos y créditos, dijo, tiene dificultades que provocan que algunos actores no quieran participar, pues si la certificación no está en tiempo dentro del año tributario donde pueden imputar el beneficio, deberán rectificar en forma posterior las declaraciones realizadas provocando las dificultades inherentes a esto.

Por otro lado, la postulación que deben realizar las empresas a los organismos que desarrollan estos programas contiene muchos requisitos que a veces no son comprendidos, y quienes postulan cometen errores y finalmente no se adjudican proyectos por errores en la postulación teniendo probablemente un gran proyecto I+D.

“Hay que trabajar en simplificar y apoyar en forma directa a las empresas Pyme en las postulaciones”, enfatizó.

Sobre cuál es la situación actual de Chile respecto a otros países, la jurista planteó que Chile está buscando cambios, para colocar el mundo de la ciencia y la tecnología en una mejor posición. Sin embargo, la lentitud de estos no está permitiendo generar el crecimiento que se requiere. Según la publicación de la Dirección de Presupuestos en enero de 2018 (Ciencia, Tecnología e Innovación-CTI- en Chile: un análisis presupuestario) indica que el presupuesto del Gobierno Central en Chile en CTI representa un 0,36% del PIB para el año 2017, el cual se ha mantenido estable en la presente década y que de este total un 37% estuvo destinado a programas I+D.

Las empresas que lleven a cabo proyectos I+D, y son contribuyentes de primera categoría, tienen el beneficio tributario de rebajar cada año del impuesto a la renta, más del 50% de los gastos asociados al proyecto I+D que Corfo certifique. Aplica como crédito contra el impuesto en un 35%, y como gasto necesario a rebajar en un 65%.

“Las expectativas es que existan definiciones estratégicas de largo plazo que estén por sobre los cambios de gobierno que permitan colocar la Ciencia y la Tecnología en los primeros lugares, entregando el presupuesto necesario para el desarrollo de los innumerables proyectos, ideas que están ahí, en la gente y que se están perdiendo. Hoy en Chile los programas relacionados a I+D están desarrollados bajo distintos organismos que dependen de distintos ministerios, y bajo formas de postulación que si bien han mejorado falta mucho para que sean procesos facilitadores y no complejos que alejan la participación”.

– ¿Es posible lograr que la proporción de inversión en I+D del total de la inversión de las empresas alcance el promedio de la Ocde, de 65%?

– Tenemos que hacer que sea posible. Se deben generar nuevas políticas públicas que potencien esta cultura, y que se creen cada vez más centros de investigación y mayor participación de universidades. Hay aún un déficit de redes de apoyo a los empresarios, en especial a las Pymes para tomar conciencia de qué es Innovación, de cómo gestionar, y con normativa que sea fácil de implementar.

Importancia del mundo privado

Por su parte, el abogado y Socio Fundador de Moraga & CIA, Álvaro Moraga, sostuvo que el alcance real de esta nueva reforma estará determinado por el uso que las Pymes den de este beneficio. Por lo mismo, el darlo a conocer será clave.

– ¿Cuáles son a su juicio los principales ejes de la reforma que prepara el Gobierno?

– El eje principal está en entregar un beneficio tributario a las empresas a fin de incentivar que inviertan en I+D.

Para ello, la ley establece que el 35% de la inversión se puede utilizar como crédito contra el impuesto de primera categoría y el 65% restante como gasto al momento de determinar la renta líquida imponible.

– ¿Cuál es la situación actual de Chile en cuanto al desarrollo de I+D en relación a otros países?

– En los últimos días se ha escuchado a los expertos en la materia criticar duramente el escaso presupuesto que se le destina a esta determinante materia a nivel público. Sin embargo, el incentivo contemplado en la norma puede ser determinante para que el sector privado pase a ser un actor relevante en el desarrollo del área.

– ¿Cuáles son los desafíos de Chile en la materia?

– El desafío real es lograr un cambio de mentalidad tanto público como privado. El tan anhelado desarrollo pasa necesariamente por tener una convicción real de que, como país pequeño, esta es la única vía para crecer, diferenciarnos y dejar de depender de los recursos naturales.

Etiquetas