Economía y Negocios

Concepción alcanza 8,7% de desempleo, superando el promedio nacional, regional y provincial

En la capital de la Región y alrededores hay 20.780 desocupados. De ellos, 19.050 son cesantes y 1.730 han ingresado a la fuerza laboral y buscan una oportunidad por primera vez.

Por: Felipe Placencia | 05 de Septiembre 2018
Fotografía: Agencia UNO

Concepción, junto con Chiguayante y San Pedro de la Paz, a comienzo de año llegaba al 5,1% de desempleo, lo cual, para cualquier experto, estaba dentro de un rango considerado óptimo.

Sin embargo, en los últimos trimestres, este número se disparó, llegando a un alarmante 8,7%, dato que se reveló en la última medición del INE Bío Bío.

Esto posiciona a la ciudad, lamentablemente, sobre el promedio nacional ( 7,3%), regional (8.1%) y provincial (8,1%).

Sin duda que algo pasa en la economía. El crecimiento acumulado en los sectores productivos en lo que va del año sumó un sorprendente 5,9%.

No obstante, no se ha logrado traspasar a la ciudadanía, tanto en las oportunidades laborales como en los sueldos.

El propio seremi de Economía Bío Bío, Mauricio Gutiérrez, ha señalado que en el último periodo medido son poco más de 3.000 los nuevos puestos que se han generado en las cuatro provincias.

Estos, claramente no han podido contrarrestar los 82.440 desocupados que hay en la Región del Bío Bío.

De estos, 73.500 se encuentran cesantes y 8.950 en proceso de buscar una oportunidad por primera vez.

Y en Concepción en este momento hay 20.780 personas en calidad de desocupadas.

De ellas, 19.050 están cesantes. Por ende, nada fácil lo tienen los 1.730 que esperan integrarse a una empresa o al servicio público por primera vez.

Ilustración Andrés Oreña P.

Otras comunas

¿Y qué pasa en el resto del Gran Concepción? El INE regional mide por se parado a Lota y Coronel. Talcahuano, en tanto, se promedia con Hualpén.

La primera llega al 10,6%, la segunda al 8,5% y los terceros al 7,5%.

En lo que respecta al ranking nacional de ciudades con más desempleo, Lota está en el tercer lugar, superado por la próxima capital de la Región de Ñuble, Chillán, que anota un triste 11%.

Más abajo está Concepción (a recordar, promediado con San Pedro de la Paz y Chiguayante) en el escaño número 11.

Mientras que la comuna de Coronel, quedó en la posición 13.

Talcahuano y Hualpén quedaron en el puesto 15 de 32 centros urbanos que aparecen en el listado de la entidad gubernamental.

Proyecciones

Las autoridades nacionales están preocupadas, pero no pierden el optimismo. Esperan que los índices del crecimiento país logren amortiguar este escenario.

“Esperamos tener una mejora durante el segundo semestre, respecto a la tasa de desempleo, por dos razones: porque algunos números macro se van a traspasar al empleo (…), pero también porque vamos a tener un efecto estacional”, proyectó el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, a la opinión pública.

Lo mismo indicó el titular nacional del Trabajo y Previsión Social, Nicolás Monckeberg. “La buena noticia es que quienes están empujando el mercado laboral chileno ya no es el empleo por cuenta propia, ya no son las contrataciones del sector público, sino que los contratos, empleos de calidad, con seguridad social y protección”.

En lo que respecta a la Región del Bío Bío, esta sentencia no alcanza a cumplirse. En los últimos 12 meses hay 36.850 nuevos ocupados. De estos, 12.800 son por cuenta propia. Es decir, independientes.

Por su parte, los asalariados, es decir, aquellos que son considerados “de calidad”, no superan los 12.760.

Por fortuna, dentro de la magra estadística, hay algunas señales positivas.

Por ejemplo, que los empleadores, aquellos que generan plazas en empresas (en Pymes especialmente), se han incrementado en un 16% en los últimos meses. Esto es: 4.620 individuos.

Es por ello que el seremi de Economía Bío Bío, Mauricio Gutiérrez, tiene la fe en que el gobierno de turno generará las instancias necesarias para que llegue inversión y, con ello, el requerimiento de mano de obra.

Y lo ha dicho repetidamente el economista de Corbiobío y académico de la Universidad del Bío Bío, Ariel Yévenes, que “la reactivación es clave” para impactar en la ciudadanía.

La tarea no es fácil. El mundo empresarial tiene intenciones de invertir a razón de cifras millonarias, pero que, finalmente, generan dudas en cuanto a la capacidad real de absorber parte del mercado laboral en pausa, esto en convivencia de los requerimientos del cuidado al medio ambiente que hoy exige la sociedad. Por nombrar casos: los proyectos salmoneros en el borde de la Región, hoy resistidos por pescadores artesanales y autoridades.

Y el proyecto Mapa, que traerá consigo el requerimiento de 9.000 en su construcción, en algo podría reducir los 82.440 que esperan un cupo.

Tal vez, la gestión mancomunada del Bío Bío, entre el mundo público, empresarial y académico, debería enfocarse aún más fuerte en la innovación y apostar por el valor agregado, algo que ya se nota, pero no lo suficiente para generar impacto en el desempleo.

Fue el propio Presidente Sebastián Piñera quien hizo notar esto en el último Erede 2018: que falta enfocarse aún más en este aspecto.

No por nada la importancia de iniciativas como el Pacyt, el Parque Científico y Tecnológico de la UdeC, increíblemente cuestionado en su momento, son ejemplos de lo que se debe priorizar, para, finalmente, despegar de verdad.

Etiquetas