Economía y Negocios

Ministra Jiménez dijo que en 12 años taxis y colectivos podrían ser eléctricos

Por: Javier Ochoa | 14 de Abril 2018
Fotografía: Gentileza CGE.

La electromovilidad avanza a pasos agigantados, aseguró la titular de Energía, que estuvo en Concepción inaugurando a la que se ha denominado la primera electrolinera de la Región del Bío Bío.

La electromovilidad avanza a pasos agigantados en el mundo y Chile no queda atrás.

Según las proyecciones, el desarrollo tecnológico de los vehículos eléctricos permitirá que sus precios se equiparen a los convencionales en menos de diez años, y se espera que, hacia el 2050, la mayoría de los autos que ingresen al mercado chileno tendrán esta característica.

Es más, se proyecta que hacia el 2030, taxis y colectivos serían eléctricos.

Electrolinera

Las proyecciones las informó la propia ministra de Energía, Susana Jiménez, quien estuvo en Concepción inaugurando, entre otras actividades, la que se ha denominado la primera electrolinera de la Región del Bío Bío, ubicada en Barros Arana 64, y que está a cargo de la empresa CGE.

“Este hito es la continuidad de un compromiso por parte de nuestra compañía para llevar la electromovilidad a las distintas regiones de Chile. Esperamos ir extendiendo la cobertura progresivamente, ampliando así el abanico de servicios que entregamos a nuestros clientes, ofreciendo una tecnología limpia, más económica y que estará cada vez más presente en el país. Estamos muy involucrados en este desafío que se alinea con el desarrollo de Chile”, manifestó el Country Manager de CGE, Luis Zarauza.

Prioridades del ministerio

La ministra Jiménez explicó a este medio que lanzarán un plan destinado a destrabar proyectos de inversión del sector energético.

“+Energía” se llama el plan y que distinguió 20 iniciativas que enfrentan diversos problemas, pero que, con gestión, se podrían encontrar soluciones.

Son diez las iniciativas con obstáculos relacionadas a la generación, ocho a la transmisión y las otras dos ligadas a terminales de GNL, donde destaca GNL Penco-Lirquén en la Región del Bío Bío.

Estos proyectos suman inversiones por US$ 3.784 millones y  1.737 MW de potencia instalada.

La ministra explicó que el plan establece tres momentos de acción del Ministerio, en los que serán claves los seremis de Energía y los equipos de las divisiones de Participación y Diálogo y la de Infraestructura.

La primera “ventana” de apoyo es previa al ingreso del proyecto al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (Seia).

La idea es que en esta etapa puedan discutirse algunos elementos más políticos que técnicos, desplegando análisis territorial y un apoyo metodológico a la participación anticipada.

Además, impulsarán firmas de acuerdos voluntarios entre las empresas, comunidades y demás actores. Estos se incluirían en la tramitación ambiental de manera tal que la Superintendencia del Medio Ambiente pueda fiscalizar y levantar cargos si corresponde en caso de algún incumplimiento.

Cuando las iniciativas ya estén en el Seia, utilizarán los comités técnicos, formados por los directores regionales de servicios para resolver de manera temprana los problemas que esté presentando los proyectos.

Y una vez aprobados, el Ministerio generará una plataforma electrónica para el seguimiento de las iniciativas luego de otorgada la Resolución de Calificación Ambiental con el objeto de determinar claramente el responsable y los plazos de los distintos trámites administrativos.

Agenda participativa

Siguiendo la tendencia del anterior ministerio, el actual está decidido a realizar una “Ruta Energética” consensuada con la comunidad, documento que entregará metas y acciones en materia energética.

– ¿Qué diferencia con el esfuerzo del gobierno anterior?

– La idea es actualizar información, añadir nuevos enfoques, realizar nuevos talleres para conocer las demandas y cuestionamientos que tiene hoy la comunidad, de manera de construir una herramienta que se encuentre lo suficientemente socializada.

– ¿Cuál será el enfoque de su administración?

– Nos enfocaremos en modernizar el sector energético siempre con un importante sello ciudadano. Queremos escuchar las opiniones y preocupaciones de la comunidad para canalizarlas adecuadamente, y construir juntos una política energética  que genere progreso sustentable para el país.

– Hay varias leyes cuya aplicación comienza ahora…

– Sí, será muy importante ver y analizar cómo se están implementando, ver los alcances y eventuales ajustes.

– ¿Cuáles son los desafíos inmediatos?

Por ejemplo, la modificación de la Ley de Distribución Eléctrica, la promoción de la autogeneración, la electromovilidad y su acelerada penetración, la participación ciudadana en torno a proyectos de energía, de ahí la importancia de estos talleres participativos que se han desplegado en abril en todo el territorio nacional.

Etiquetas