Economía y Negocios

Viviendas nuevas tendrán sello de calificación energética

Por: Equipo Economía y Negocios | 05 de Abril 2018
Fotografía: interior.gob.cl

Adhesión de constructoras es voluntaria. Objetivo es impulsar construcciones de mejor calidad y financiamiento hipotecario con tasas preferenciales para este tipo de vivienda.

Se convirtió en un hábito: cuando compramos un refrigerador o una lavadora para nuestra casa, nos fijamos en la etiqueta de colores que está pegada en el electrodoméstico. Ahora, una etiqueta similar estará en las casas a través de un sistema de calificación energética que indicará cuánto se puede ahorrar en energía. Es un valor agregado a las nuevas construcciones.

Este sistema fue implementado por el Ministerio de Vivienda con el fin de que el potencial comprador pueda saber más sobre la eficiencia energética de una vivienda. Por ahora es voluntario, pero podría hacerse obligatorio en el futuro, como ya lo es en Europa.

La certificación tiene dos etapas. La primera es provisoria y se realiza en proyectos de arquitectura que tengan permiso de edificación aprobado por la Municipalidad. Es válido solamente hasta que el proyecto obtenga la recepción municipal definitiva. Aquí lo que se avalúa es la calidad energética del diseño de la vivienda, o sea, los materiales de los muros exteriores, los techos y todos los elementos en contacto con el exterior. También importa la orientación de las ventanas y otras características arquitectónicas que determinan o influyen en su comportamiento energético.

La segunda etapa es la calificación definitiva de la obra terminada y donde se vuelve a evaluar que todo lo anterior haya sido hecho más el equipamiento interno de la casa, y el tipo de energía que usan para calefacción, iluminación y agua caliente sanitaria. Esta dura 10 años. Los que revisan todo el proceso son certificadores acreditados por el Minvu.

Una casa certificada con la letra A podría significar un ahorro de un 80%, respecto de la casa E que es el estándar mínimo fijado por ley para las viviendas. Una vivienda con calificación A y B necesitan de una inversión más alta en su construcción.

Pero el ahorro de una casa eficiente energéticamente no va sólo por la energía. Como el objetivo del Estado es fomentar las construcciones de este tipo, el Banco Estado instauró un crédito con tasa preferencial con un 12 a un 15% de descuento para las casas que estén certificadas desde la D. El hipotecario Ecovivienda financia hasta el 90% de un máximo de 3400 UF a 20 años plazo. O sea, da la posibilidad de comprar una mejor casa por menos plata. En su página web, se publican un listado de proyectos en todo Chile que son posibles de comprar con este crédito.

Adhesión inmediata

Una de las empresas que adoptó el sistema de sello energético es la Inmobiliaria FG, que desarrolla proyectos en Concepción, Los Ángeles, Chillán, Santiago y Rancagua. Están optando a la letra B en arquitectura. “Estamos convencidos de que este es un real aporte a nuestros clientes y al medio ambiente. Buscamos la categoría B porque permite ahorrar más de la mitad de los costos en energía. A los habitantes de nuestras casas les mejorará en varios aspectos, No sólo en lo económico, sino también en su salud, porque vivirán con buenas condiciones térmicas lo que les evitará enfermedades respiratorias en el invierno, por ejemplo”, explica Isabel Palma, Gerenta Comercial de Inmobiliaria FG.

En las casas del Barrio Rocas de Curamonte, de Los Ángeles, están construyendo 85 casas optando a precalificación B. Lo esencial es la aislación de la casa. En este caso, todas las ventanas son de termopanel. Si los normales tienen una cámara de aire entre los vidrios de 8 mm, ellos usan una de 12 mm. En los techos aumentan en un 70% el espesor del material aislante que va sobre el cielo y todos los muros exteriores de albañilería, van revestidos con planchas aislantes de alta densidad.

“El aumento en el costo de construcción puede ser de un 5% mayor en una casa B, respecto de una D. Pero ese valor puede disminuir si el proyecto se concibe con una mirada de eficiencia desde el comienzo. Trabajamos con profesionales especialistas que definen materiales y especificaciones técnicas desde el primer plano”, explica Palma.

Isabel Palma, Gerenta Comercial de Inmobiliaria FG.

Etiquetas