Economía y Negocios

Déficit fiscal podría elevar créditos impactando a Gobierno y empresas

Por: Javier Ochoa | 13 de Marzo 2018
Fotografía: Copesa

Chile podría caer en la clasificación de riesgo. Por eso, Hacienda anunció ajuste y simplificación a la reforma tributaria en momentos que la EEE aumenta proyección de crecimiento a 3,5% en 2018.

Las recién asumidas autoridades de gobierno han lamentado la nueva cifra entregada por el Consejo Fiscal Asesor que aumenta el déficit público de -1,7% a – 2,1%.

Lo positivo es que en la última Encuesta de Expectativas Económicas publicada ayer, elevó las cifras de crecimiento para este año desde un 3,2 a un 3,5%, que seguiría en aumento casi al 4% en 2019.

El actual ministro de Hacienda, Felipe Larraín, calificó como lamentable la situación y aseguró que ahora vendrá un riguroso estudio para conocer las cifras país, y adelantó un ajuste y reforma tributaria para simplificar el sistema.

Como argumento que explican las cifras que entregó la entidad asesora, destaca la caída de los ingresos fiscales del cobre.

¿Pero qué está en juego?

Este déficit se puede resolver de dos maneras: se imprime el dinero faltante (lo que genera mayor inflación) o se genera deuda. En las últimas décadas, Chile tiene la inflación controlada, por lo que la segunda opción es la más factible.

Para el académico de Ingeniería Comercial de la Universidad San Sebastián, Javier Irarrázaval, el problema de aumentar la deuda es complejo, porque las clasificadoras de riesgo empiezan a subir el riesgo soberano, lo que repercute en un aumento de la tasa de interés para cualquier deuda internacional. “Esto implica que cualquier agente económico nacional, no sólo el gobierno, sino las empresas, tendrán que endeudarse más caro que antes. Así, un mayor déficit fiscal implica una mayor deuda pública, que implica créditos más caros”.

En la misma línea, el economista de la Universidad del Desarrollo, Carlos Smith, sostuvo que una mayor deuda pública hace elevar la clasificación de riesgo de Chile en el mediano plazo, lo que en definitiva impacta en mayores intereses, tanto para el aparato público como también para las empresas, que verán encarecer los créditos.

“Es una mala noticia y significará que habrá que abrocharse más el cinturón si no se generan los ingresos suficientes, lo que a su vez está determinado en gran medida por el precio del cobre. Esto puede significar menos obras y cobertura de necesidades, así como más intereses y pago de deuda. Si bien, hubo un repunte en el precio internacional del cobre, pero al parecer gastamos mucho más de lo que se pensaba. Ahora es vital generar mayor dinamismo en la economía”, planteó Smith.

En tanto, el economista de la Ucsc, Andrés Ulloa, observó que, primero, está el tema de la posibilidad o no de cumplir con los compromisos del Gobierno saliente. Segundo, tomar nuevos compromisos de política económica y, tercero, el riesgo país.

“Con este déficit dentro de lo esperado, el gobierno debe maniobrar. Ello implica priorizar crecimiento para aumentar recaudación y poder financiar el déficit”.

Por otra parte, Hacienda aseguró ayer que no habrán modificaciones con plazos para la Operación Renta.

En tanto, la permanencia del director del Servicio de Impuestos Internos, Fernando Barraza, lo verá pronto con el Presidente Sebastián Piñera.

Etiquetas