Economía y Negocios

El Gran Concepción tiene a la fecha 9.335 migrantes de 14 países

Por: Felipe Placencia | 08 de Marzo 2018
Fotografía: Raphael Sierra P.

De los permisos otorgados, 547 corresponden a estudiantes, 495 a personas sujetas a contrato, 7.000 temporarios y 1.293  para permanencia definitiva.

El Gran Concepción no está ajeno al fenómeno de la migración: hasta el 2017 han llegado 9.335 extranjeros.

De ellos, 547 corresponden a estudiantes universitarios, 495 a quienes están sujetas a algún tipo de contrato, 7.000 en calidad de temporarios y 1.293 para quienes han solicitado residencia definitiva.

Las comunidades que más resaltan son las de Venezuela y Haití. Otras que sobresalen son Colombia, Perú, Estados Unidos, Argentina, China, Ecuador, España, Brasil, México, Bolivia, Francia y Cuba.

Los datos pertenecen a la Gobernación de la Provincia de Concepción y fueron dados a conocer hace unos días en el lanzamiento del Manual para la Inclusión Laboral del Migrante, organizado por la Seremi y Dirección del Trabajo Regional.

“Desde el 2015 se ha experimentado un aumento sostenido de migrantes y 9.000 viven actualmente en la Provincia de Concepción, cifra que representa un incremento anual cercano al 20%”, se informa en la documentación proporcionada a Diario Concepción.

Fiscalizaciones

“Es un fenómeno que siempre ha existido. El mensaje es que el trabajador no es una mercancía (…) el sello de la Presidenta Bachelet y esta Dirección es visibilizar el trabajo con los migrantes y las fiscalizaciones”, explica el director de la Dirección del Trabajo Bío Bío, Paulo Otárola.

Por ejemplo, durante el año 2017 se realizaron 80 inspecciones a empresas que tienen presencia de personas de otros países. Del total, 13 firmas (el 16,25%) terminaron con 41 sanciones.

La normativa es clara al respecto. Por ejemplo, el 85% de la planta laboral debe ser chilena (habiéndose constatado que los ocupados son más de 25).

También, el no escriturar un contrato es motivo de infracción. No dar un descanso semanal en compensación por un día domingo trabajado. No llevar el registro de control de asistencia y horas trabajadas.

Otros: el no cumplir con la obligación de afiliación y cotización del seguro social obligatorio de accidentes y enfermedades profesionales. Separar ilegalmente de sus funciones a alguien con fuero maternal sin tener el permiso de un juez competente, entre otras.

De ahí que el manual sea una herramienta relevante. “Nos parece fundamental que en el proceso de la construcción de un Chile distinto, inclusivo, no exista vulneración en su condición de migrante”, indica el seremi del Trabajo, Rodrigo Alarcón.

Buscando una oportunidad

En lo que respecta a cómo ven Concepción quienes llegan desde afuera, hay visiones contrapuestas.

Por ejemplo, la vocera de la comunidad Haitiana, Carmen González, asegura que si bien muchos consideran a la ciudad como más amable que Santiago, si se han registrado problema con algunos empleadores ante incumplimientos.

Y en temas domésticos, muchos arrendadores cobran en exceso por piezas de baja calidad.

“Los chicos que vienen de Haití son súper trabajadores y responsables. Es la única manera de ayudar a sus familiares que están en su país”,  destaca    González, quien a través de la Fundación Unibi, la  Iglesia Alianza Cristiana y Misionera y el Cesfam Tucapel , conoce a muchos que vienen a buscar una oportunidad a la zona.

En tanto, Hilda González Pastrana, quien lleva ocho años en México, asegura que su calidad de vida mejoró respecto a la que tenía en la agitada ciudad de Puebla, con más de 6 millones de habitantes.

Asegura que los extranjeros aportan al país y a la región con su cultura, pero advierte que es necesario que se mejoren las políticas migratorias.

“Si no se hace bien, se hace un daño tanto a Chile como al que viene de afuera”, asevera González, quien participa fuertemente en la comunidad extranjera local.

Etiquetas