Economía y Negocios

¿Por qué aumentó la venta de vehículos nuevos durante la desaceleración en Chile?

Por: Diario Concepción | 04 de Marzo 2018
Fotografía: Archivo.

Por: Alonso Cantuarias
Gerente general Automotora
Sergio Escobar

Para 2017 las proyecciones oficiales y del mercado apuntaron a que Chile anotaría el menor crecimiento económico desde 2009 con apenas un 1,5 % y, en los casos más optimistas entre un 1,25% y un 1,75%. Sin embargo, ante el desalentador escenario, destacó la inmunidad del mercado automotor y el aumento récord en las cifras de sus ventas, cercanas a las 378.000 unidades del histórico 2013, periodo en que Chile experimento el peak de recambio automotriz.

Según la Anac, entre enero y diciembre de 2017 se comercializaron 360.900 unidades, lo que representó un crecimiento de 18% en comparación a 2016 y muy por encima de las tímidas expectativas que se tenían de 314.000 unidades, que representaban un 3% de crecimiento. Entonces, ¿a qué se debe esto?

Durante 2017 se observaron algunos cambios conductuales en los consumidores quienes, por ejemplo, efectuaron la renovación de su auto al cuarto año de antigüedad y no al quinto o sexto año como solía ocurrir,  sacando a la luz a un consumidor cada vez más exigente, interesado en la eficiencia, averiguando sobre mejores prestaciones de consumo y rendimiento, y que al mismo tiempo utiliza la compra del nuevo vehículo como un instrumento de diferenciación y personalización, tendencia que potenció el mercado del lujo el año pasado.

Es importante destacar también que durante el transcurso del año pasado se endurecieron además las condiciones de los créditos hipotecarios para las viviendas, situación que dio paso al segundo bien en el listado de bienes durables de largo plazo de los consumidores, los automóviles.

La baja del dólar fue traspasada al precio de los automóviles mejorando las ofertas del mercado automotor y generando mayor competencia entre las distintas automotoras permitiendo a los consumidores un mayor acceso a la compra de vehículos.

A lo anterior, se sumó la alta oferta crediticia que se caracterizó por un fuerte descenso en los intereses de los créditos de consumo. Asimismo, la poderosa competencia en el mercado del financiamiento automotriz, donde destacaron nuevos competidores en el mercado y las bajas tasas que permitieron mejores condiciones para el cliente.

Etiquetas