Economía y Negocios

Dueño de los restaurantes Fina Estampa es el nuevo administrador de hotel Alonso de Ercilla

Por: Felipe Placencia | 03 de Marzo 2018
Fotografía: Raphael Sierra P.

El fundador de la cadena de restaurantes peruanos en Concepción, Ángel Calderón,  partió con nueve mesas y dos ayudantes. Hoy tiene siete locales y 180 trabajadores.

Fina Estampa dio un paso importante en sus 14 años de funcionamiento: tener la administración total del icónico Hotel Alonso de Ercilla en pleno centro de Concepción tras un contrato de arriendo a largo plazo.

En el, también pusieron a disposición otro restaurante peruano, enfocado en los pasajeros y al público, por lo que la cadena queda compuesta por siete locales.

“Alonso de Ercilla fue muy icónico. Luego fue bajando, porque se quedó en el tiempo, con precios elevados versus la comodidad que se daba al pasajero. Llegamos nosotros para levantar un hotel que casi estaba olvidado. Entonces remodelamos ya 50 habitaciones de un total de 60. Falta una etapa para hacer el lanzamiento pronto”, explicó el fundador de Fina Estampa, Ángel Calderón Acuña, a Diario Concepción.

El empresario enfatizó que el traspaso se hizo de manera sigilosa y que, incluso, las dependencias nunca han dejado de funcionar para los hombres de negocio y turistas. Igualmente, se están enfocando a las actividades corporativas.

Es que tiene claro que la diversificación es vital. La competencia de hoteles es más dura, ya que la oferta es muy generosa en relación a otros años. Está el Araucano,  el Radisson, Sonesta, Ibis, Atton, entre otros.

Es por ello que el concepto que eligieron fue el de “hotel boutique”, algo que tiene bastante entusiasmado a Calderón debido a que abre a un segmento de público bastante diverso. De hecho, trabajan 28 personas en el edificio ubicado en calle Colo-Colo.

Con sólo 9 mesas

Durante el día jueves se hizo el lanzamiento del Manual del Migrante con presencia del seremi del Trabajo, Rodrigo Alarcón, y el director regional de la Dirección del Trabajo, Paulo Otárola.

Ángel  Calderón y su socio Edgard Palacios agradecieron  la oportunidad que les dio la zona para  alcanzar el éxito. Instaron a los 50 extranjeros de las colonias de Perú, Venezuela, Ecuador, Argentina, Haití, México, España, Colombia, Rusia y Cuba a dar lo mejor de sí, “puesto que hay mucho que aportar a la Región”.

Fue el año 2004 cuando Calderón inició Fina Estampa en San Martín con Angol. “Había estado trabajando como barman en Santiago. Cuando llegué acá no tenía nada. Ni cuenta corriente que pedían para firmar un arriendo. Y empecé como un inmigrante más, buscando una oportunidad”, contó.

Y con emoción recordó: “tenía nueve mesas para una capacidad de 27 personas. Nada más. Yo atendía las mesas, las hacía de todas,  y otras dos personas estaban adentro en la cocina. De ahí empezó todo y ya contamos con siete locales, 180 trabajadores y ahora este hotel”.

En sus filas hay extranjeros y chilenos. “Muchos quieren venir con el único propósito de hacer bien las cosas, de salir adelante y de ser bien acogidos. Vienen  muy preparados. Ojalá todos comiencen a tener dentro de sus empresas a trabajadores inmigrantes, para que apoyen al forastero”, llamó Calderón.

Así mismo,  valoró la apertura que ha tenido el Gobierno. “Cuando tocó venirme no se daba este proceso con todos los ministerios. En la actualidad al inmigrante se le da mucha más facilidad  y eso es muy bonito. Se nota que hay una integración de países vecinos. Hoy en día le toca Chile recibir y se agradece”.

Etiquetas