Economía y Negocios

Todo lo que tiene que saber sobre los corralitos financieros

Por: Diario Concepción | 13 de Febrero 2018
Fotografía: Archivo | Diario Concepción

Karin Bravo Fray
Directora Programas Advance
Facultad de Economía y Negocios
Universidad San Sebastián Concepción

En el recién pasado año 2017, como país vivimos un par de situaciones con organizaciones financieras y de previsión social que corresponden a los denominados “corralitos”. Llama la atención este tipo de restricciones en mercados que debieran tener características de libertad en cuanto a oferta y demanda, y cuyos principales afectados son sus mismos clientes.

Este término se popularizó tras la restricción al retiro de dinero, que abarcaba depósitos a plazo, en cuenta corriente y otras cajas de ahorro en Argentina, a fines del año 2001. En dicha oportunidad, los ahorrantes y cuenta correntistas se vieron afectados durante un año con restricciones al retiro de su dinero del sistema bancario, para evitar así el colapso de este sistema.

¿Qué se entiende por corralito?

Un corralito financiero o bancario corresponde a medidas restrictivas que impone alguna autoridad monetaria o financiera, para evitar la salida de dinero desde una entidad financiera.

Generalmente ocurren por incertidumbre en el sistema financiero, cuya primera reacción en los ahorrantes y clientes del sistema bancario sería sacar sus fondos de la entidad en cuestión, agravando el problema de liquidez que tiene la institución. El término se popularizó tras la restricción impuesta por el gobierno de Fernando de la Rúa en el año 2001, y se utiliza actualmente para restricciones de características similares.

Casos en Chile

En nuestro país, las experiencias más recientes han sido los casos de la Isapre MasVida y Financoop. En la primera situación, si bien no se trataba de la prohibición de retirar fondos, la restricción se refería a que los afiliados no podían trasladarse de Isapre. Esto por cuanto el año 2017, una de las principales Isapres del sistema, que incluía dentro de su holding una de las mayores redes de clínicas, comienza a mostrar evidentes problemas financieros, que generaban dudas en cuanto a su continuidad, y con evidentes problemas en las bonificaciones y cobertura para sus afiliados. Lo anterior genera la primera reacción “normal” para un trabajador afiliado a la Isapre, que es cambiarse a otra. Sin quererlo, la reiteración de estas decisiones de orden individual, pasan a generar un problema para la entidad de previsión, pues al retirarse afiliados sus ingresos disminuyen, con el consecuente problema de perder liquidez. Por tanto, el problema se agrava.

Por ello, a comienzos de marzo de 2017 y por casi dos meses, la Superintendencia de Salud ordenó la prohibición de traslados de afiliados de esta Isapre hacia cualquier otra, pues ya en los meses de verano se habían registrado más de 30 mil desafiliaciones, empeorando la situación de MasVida ya que quienes se retiraban correspondían a parte de la cartera más joven y más sana, dejando a la cartera menos atractiva.

El segundo caso muy reciente es de la cooperativa Financoop, entidad que en agosto del año recién pasado también tuvo que ser intervenida por el Ministerio de Economía. En este caso, el Consejo de Defensa del Estado se hizo parte de un proceso de investigación respecto a las prácticas contables frente a la cartera crediticia de la financiera, sobre todo al momento de mostrar la realidad respecto a los créditos impagos.

En este caso, las restricciones impuestas por la autoridad afectaron a más de 2 mil clientes con más de $43 mil millones de pesos retenidos. Los más afectados fueron pequeños ahorrantes, cuyos depósitos a plazo no superaban los $10 millones.

A fines de diciembre de 2017 se liberaron montos entre $300 mil y $1 millón, de forma que los ahorrantes pudieran retirar sus dineros. Los representantes de los inversionistas están a la espera de la liberación total de los fondos.

Otros caso recientes

En el año 2015, en plena crisis europea, Grecia también se vio afectada por corralitos. En dicha oportunidad, este control de capitales pasó por cierre de las sucursales bancarias, haciendo que los griegos en su momento sólo pudieran hacer transacciones electrónicas o retiro en los cajeros automáticos, que generalmente corresponden a montos diarios limitados (unos US$66 dólares en esa fecha).

En resumen, en economías con sistemas bancarios o financieros cuestionados (por fusiones, investigaciones económicas u otros factores), pueden generar ruido en la población e incertidumbre y, por tanto, propiciar la imposición de restricciones al mercado financiero. Además, hay que mencionar que las restricciones no sólo se imponen para los consumidores, sino que también para las entidades afectadas, tales como el control en sus operaciones financieras o el control en las tasas de interés ofrecidas en moneda local versus moneda extranjera, a modo de ejemplo.

Etiquetas