Economía y Negocios

Nueva Masvida cierra el 2017 con inesperadas cifras azules y este 2018 irá por más clientes

Por: Felipe Placencia | 07 de Enero 2018
Fotografía: Carolina Echagüe M.

Según el último reporte de la Superintendencia de Salud  entre enero y septiembre ganaron $5.465 millones. En el mismo periodo de 2016 fue de tan sólo $961 millones.

Nueva Masvida partió en medio de una tormenta que hoy parece quedar en el olvido. El gerente general de la isapre, Luis Atabales, asegura que el barco que comanda ha sabido sortear las grandes olas de dudas, cerrando así el  2017 con números azules y  deteniendo las fugas de clientes.  Su balance lo respalda el último reporte de la Superintendencia de Salud entregado este jueves, el cual señala que entre enero y  septiembre las ganancias fueron de $5.465 millones, muy  superior al mismo periodo de 2016, que fue de $961 millones. Este rendimiento es una sorpresa contra los pronósticos de que operarían en rojo. Ante este nuevo escenario, el desafío de este 2018 es atraer a más personas para seguir consolidando la herencia de una aseguradora de salud que nació en Concepción.

– ¿Cómo evalúa este año 2017?

– Diría que fue un año muy difícil con una serie de contingencia que nos  golpeaba sin ser responsable de ello, pero que finalmente terminamos con una cartera estabilizada, absolutamente estable y esperamos que este sea un año 2018 de crecimiento. Incluso, los resultados de este año no fueron lo negativo que esperábamos inicialmente. Teníamos proyecciones que la misma prensa registró de pérdidas en el primer año muy fuerte, lo cual podía poner en riesgo a quienes quedaron en la isapre. Hoy, sin tener los resultados finales del año, claramente somos una compañía estable financieramente, dando tranquilidad a quienes tuvieron la confianza.

 – ¿Las fugas se detuvieron?

– Se detuvieron hace unos tres meses. Hoy la desafiliación es la normal, que va del orden de 4.000 al mes, que era lo histórico que se tenía. Lo que te decía, tener estos resultados  da tranquilidad de que no haya riesgo de tener el antiguo problema que tuvo la isapre (Masvida). A contar del mes de diciembre ocurre que hay más gente que entra que se va. En este 2018 esperamos recuperar el tamaño que teníamos hace más de un año. La prioridad para el año 2017 era mantener la cartera, era el tema central, dar calma a los afiliados y prestadores que tuvieron pérdidas con la antigua. Ha habido una preocupación de los pagos, que tengamos todos los convenios, de que haya absoluta normalidad y eso coincide con el término del año. Ahora, lo que vamos a hacer este 2018 es trabajar con la cartera, hacer nuevas ideas, nuevos proyectos. De hecho el cambio de sucursal es un hito dentro de lo que haremos este  nuevo periodo, donde tengamos una nueva imagen corporativa, lugares distintos, lugares de servicios de atención, en que se empieza a notar una diferencia en lo que significa la incorporación de Nexus.

– En términos de ganancias en este año, ¿son números azules?

– Sí, al final del año son números azules. El año 2018 tiene que ser un año comercial, donde efectivamente recuperemos, en que vamos a competir de igual a igual con el resto de las isapres, en que dejaremos atrás todo lo difícil para la gente.

– Hay temas pendientes que eran claves, por ejemplo de la compra de red de clínicas.

– Eso lo está viendo directamente Nexus, que no tiene nada que ver con la isapre. No está cerrado, es parte de otra etapa, de otro ciclo. Hoy pensamos y operamos como si no tuviéramos una red de prestadores que privilegiar. Todos son iguales. No hay diferencias. Estamos fortaleciendo lazos con la Clínica Bío Bío, de modo de que efectivamente nos interesa que el afiliado tenga acceso sin diferencia de trato. Lo que tenemos que hacer también es ampliar la cobertura preferente sin estar atado sólo a uno. Es importante que todos puedan elegir el mejor servicio, que su isapre los acompañe donde estén las mejores condiciones.

– Esta agencia que se inaugura es un hito importante.

– La agencia principal de Caupolicán se cierra. Además, eran instalaciones de la antigua isapre. Por lo tanto, hoy día tuvimos la libertad de elegir la mejor ubicación. Creemos que era importante dar una señal de calidad de servicio distinto. Por eso coincidió con un nuevo año. Todo esto nació en Concepción y no es casualidad que la primera sucursal remodelada y renovada sea esta.

– Hay voces que dicen que Nueva Masvida es mejor que su antecesora en cuanto a planes, ¿qué opina de esos elogios?

– Creo que efectivamente Mavida  tuvo una serie de beneficios para su gente que nosotros siempre lo hemos planteado. Tenían buenos planes. No era sólo  slogan de que por muchos años mantuvieron los precios. Su debilidad era que estaba todo orientado a su red de prestadores. Hoy día es no es así. Es más amplio y obviamente que eso se ve como mejor. Tiene los mismos beneficios de su plan, pero con una cobertura mucho más amplia en la cual se pueda optar a una red de prestadoras completa. No es sólo ahora la Clínica Universitaria. Nosotros al asumir partimos uniéndonos al Sanatorio Alemán, con el Clínico del Sur y el Bío Bío.

Etiquetas