Economía y Negocios

Asociatividad: La llave para avanzar en mercados concentrados y de gran escala

Por: Javier Ochoa | 26 de Noviembre 2017
Fotografía: Cedida

Son varios los instrumentos para avanzar en este objetivo, pero primero se debe vencer la desconfianza y entender que rentabilidad puede ser menor, pero también disminuye el riesgo.

Asociatividad fue la premisa central del Primer Clúster de Energía Bío Bío, y cuyos instrumentos de fomento fueron expuestos en el taller “Fortaleciendo la Competitividad de las Pymes del Cluster Energía Bío Bío” por parte del coordinador del Área Competitividad del Comité de Desarrollo Productivo Regional, Miguel Rubilar.

Éste reconoció que existe una dificultad en Chile y Latinoamérica para asociarse y emprender negocios en forma conjunta.

“Ya no es un secreto que se pueden saltar con mayor facilidad las barreras impuestas por algunos mercados si se hace de manera asociativa”.

Ejemplo de lo anterior hay muchos, como sostener una campaña publicitaria que implican una alta inversión.

Rubilar dijo que es normal que exista cierta reticencia, en especial, si son competencia dentro de un mismo mercado, pero siempre hay lo que se llama dolores en común, explicó el personero.

“Siempre existe algo que nos afecta como industria, y es el momento de pensar en abordarlo en común. Por ejemplo, la escala necesaria para poder ingresar a un mercado en particular. Si hago el esfuerzo sólo, lo más probable es que no alcance ese tamaño”.

Rubilar añadió que muchas veces se da el caso de la existencia de una industria altamente concentrada con un actor dominante, pero cuando se está muy fragmentado, con un producto que no está muy diferenciado y son varios los competidores, costará mucho negociar individualmente, no así si se juntasen, planteó.

“Si, es verdad, somos estandarizados, pero podemos prestar un servicio con oportunidad, de característica diferenciada y con un volumen adecuado, y así generamos una oferta de mayor valor”.

Para tal objetivo, existen una serie de instrumentos para ponerlos al servicio de la industria, acotó, que en este caso se aplica al sector energía.

“Por ejemplo, un grupo de empresarios ponen la vista en Perú, que está siendo bastante competitivo. Pero para eso hay que conocer ese mercado, sus normativas, las barreras paraarancelarias, cómo negociar… He escuchado que uno debe llegar con un socio peruano, por lo que a lo mejor habría que asociarse. Entonces puede surgir un nodo, donde el desafío es poner nuestros servicios en Perú, en agroindustria, por ejemplo, sector donde están siendo competencia de Chile, llegando a los mismos mercados. Nosotros somos conocidos por haber logrado sofisticar nuestros servicios, de ahí la oportunidad. También está el Profo, que puede reunir a tres empresas”.
¿Cómo se vence la desconfianza?

Identificando ese dolor común, dijo Rubilar, y después en los hechos. “Generalmente la motivación son los incentivos económicos, la rentabilidad. Asociándose, puede que los retornos sean menores, pero también se comparte el riesgo. Esto responde también a un tema cultural, porque en otras economías, esto ya es parte de ese propio desarrollo y que se inculca desde la edad escolar.

La importante eficiencia energética

El profesional de Industria y Minería de la Agencia Chilena de Eficiencia Energética, Jorge Jara, ahondó en este taller sobre el Sello de Eficiencia Energética, que es un reconocimiento del Ministerio de Energía, administrado por la Agencia Chilena de Eficiencia Energética, a aquellas empresas líderes de los distintos sectores productivos del país, tales como transporte, industria y minería, comercio; que demuestren un alto compromiso del directorio y/o gerencia, en materia de eficiencia energética, logrando generar una cultura organizacional.

El Sello de Eficiencia Energética se divide en tres categorías, Gold, Silver y Bronze, que se diferencian de acuerdo al nivel de avance y esfuerzo de las compañías en esta materia.

Existen tres categorías: Gold, Silver y Bronze, cada cual con distintos requisitos. La primera se debe contar al menos dos medidas de eficiencia energética implementadas, junto con un sistema de gestión de energía implementado de manera íntegra y con certificación ISO 50.001 vigente .

Etiquetas