Deportes

Los detalles de la temporada 2018 del balonmano Adicpa

Rafael Cancino, encargado de esta disciplina a nivel escolar, evaluó el último año donde nuevamente destacó Itahue en damas y Pinares mandó en varones. Explicó el crecimiento de esta rama y ve con ilusión lo que puede pasar en los Nacionales.

Por: Paulo Inostroza | 11 de Marzo 2019
Fotografía: Raphael Sierra P.

Se repitieron casi los mismos colegios ganadores del año anterior y no es casualidad. El éxito a nivel escolar se explica por buenas generaciones – lo que tiene mucho de azar pero también por un trabajo de base, que va desarrollando un proceso y explota en los niveles más altos de la Enseñanza Media. También pasa por la disposición del colegio para tener profesores de calidad y tomarse el deporte como verdadera prioridad. En el hándbol, Itahue y Pinares impusieron su poderío, una vez más, en una competencia que sube su nivel año a año.

Rafael Cancino, encargado del básquetbol de Adicpa, explicó que “a principios de año pensamos que podían integrarse otros equipos, como el colegio Alemán o La Asunción, aunque eso estaba más difícil. Esta vez también esperamos que se incorporen, ojalá, aunque creo que seguiremos con los mismos 14. El 1 de abril tendremos la primera reunión de coordinación y en mayo comienza ya la competencia 2019. Aun no tenemos la película tan clara y yo tampoco sé si seguiré en este cargo, donde llevo más de 10 años. En abril veremos qué pasa”.

Y es que esta disciplina ha tenido un crecimiento palpable, tanto en el número de colegios participantes como en la calidad competitiva de la competencia. Cancino señala que “hace poco más de 10 años que el hándbol se integró a Adicpa. Tocamos hartas puertas, con Patricio Polic, María Luisa Martínez y Alejandro Valenzuela. En ese tiempo, apenas éramos 3 equipos. Se jugaba solo entre el Prat, Itahue y el Concepción. Después entraron La Asunción, Salesianos y esto comenzó a tomar forma. Hoy es un deporte fuerte”.

Para ilusionarse

Sobre los equipos más triunfadores de la temporada, el encargado del hándbol Adicpa estima que “son ciclos y esos duran unos 6 años y después debes tener capacidad para renovarte. Hoy, Itahue damas es una potencia en la zona, desde hace rato. En varones, Pinares tiene una generación muy buena. San Agustín y el Prat también dan dura pelea y siempre están arriba. Esos son los colegios más potentes en la actualidad. Hay un tema importante que tiene que ver con los profesores. Lo ideal sería que fuera un profesor de planta y no alguien que viene de abril a noviembre. Se trabaja mejor, pero es lo menos frecuente. Esos detalles marcan una diferencia”.

¿Y qué tan competitivos somos hoy a nivel nacional? Cancino sostiene que “hace tiempo que la Región del Bío Bío es una de las cuatro más fuertes a nivel nacional. Estamos habitualmente en podios y peleando con Santiago y Viña del Mar, ciudades que llevan mucho más tiempo que nosotros trabajando el hándbol a nivel Adicpa. Te hablo de 30 y 40 años. Temuco también viene entrando fuerte con un trabajo muy serio. Llevo harto tiempo en esto y creo que hoy Bío Bío vive un gran momento en esta disciplina”.

En mayo son los Juegos Deportivos Nacionales y el experto en el balonmano advierte que “el equipo juvenil de damas está para campeonar. Hay mucha expectativa en ellas y creo que tienen equipo para conseguir algo importante. En varones, creo que el equipo de serie junior está para un podio, aunque la competencia está fuerte. Lo que pasa es que bajaron la edad de la categoría y ahí se perdió una generación muy buena, que yo siento que también estaba para campeones”.

Cancino también entrena a la UdeC, a nivel Adesup, y siente que esta última competencia ha potenciado a los que vienen de abajo. “Hace pocos años, el hándbol se reincorporó a Adesup y ya no es como antes, que la UdeC les ganaba a todos más o menos fácil. Hay hartas universidades que se armaron bien y se abrió así, otra vez, la posibilidad de que un niño bueno en el hándbol tenga hartas posibilidades de beca. Así se motivan y perfeccionan más. Y, bueno, como son más los que juegan bien, más se potencia la liga universitaria. Una cosa ayuda a la otra”.

Lo que falta

Pero hay carencias que con los años siguen existiendo, que no han mejorado prácticamente nada. Cancino acusa que “hay algo que he dicho siempre y todos los saben: en la zona no hay canchas para jugar hándbol. Al menos, no con las dimensiones reales, que son de 40×20 y techadas, porque jugamos en la cancha de básquetbol del Concepción de San Pedro, pero esta zona no te permite programarte mucho en espacios al aire libre. Es ‘tropiconce’. La única cancha con las medidas que se necesitan es la de la Andrés Bello. No sé, nos arreglamos como podemos”.

Advirtiendo alguna solución, analiza que “la infraestructura deportiva es un tema pendiente en la zona. Ni siquiera las universidades tienen canchas adecuadas, menos los colegios. Ni siquiera el fútbol puede jugarse realmente once contra once y esa es la realidad. Muchas veces he pensado que nos salvaría colgarnos del futsal. Si ellos entran fuerte, tendrían que usar canchas de 40×20, igual que nosotros, y quizás se haga algo. No sé. Igual no creo que eso pase”.

Y con lo que hay y lo que no hay, el hándbol sigue siendo un deporte fuerte en el Bío Bío y seguirá dando alegrías y medallas este año, no le quepa duda. Con toda seguridad, una disciplina a la que deberíamos ponerle más atención y recursos, porque aquí hay material de sobra y profesores que ya están detectando potenciales jugadores desde chicos y haciendo un trabajo muy serio. Este éxito no tiene nada de casual.

Etiquetas