Deportes

Nutrición en el fútbol

Por: Diario Concepción | 11 de Junio 2018
Fotografía: Cedida

Edison Hormazábal Díaz
Coordinador Área Nutrición y Deporte carrera Nutrición y Dietética Universidad del Desarrollo
Nutricionista Instituto de Medicina Deportiva de la Clínica Universitaria de Concepción
Nutricionista Club Deportivo Huachipato

El fútbol, para muchos es el deporte más apasionante y popular del planeta. Es una disciplina de equipos que se caracteriza por las altas exigencias fisiológicas, metabólicas y de habilidades técnicas individuales y colectivas.

Esto implica gran demanda metabólica donde interactúan los sistemas energéticos, lo cual se traduce directamente en el rendimiento deportivo. Además, cada posición tiene requerimientos específicos de habilidades y capacidades morfológicas y de energía. En este sentido la masa muscular y la fuerza son elementos determinantes.

¿Y cuál es el trabajo de un equipo médico? y ¿Cuánto puede contribuir al éxito o al fracaso? Los invito a revisar algunas de las principales variables a considerar en el fútbol profesional.

En la valoración biomédica a una selección, podemos encontrar en primera instancia la valoración de la estructura corporal a partir de variables antropométricas. Es importante en la evaluación integral de un deportista, dado el concepto de optimización morfológica hace referencia a que cada especialidad o modalidad deportiva posee un patrón cine antropométrico específico, que se considera idóneo para alcanzar el éxito deportivo.

Ligado a la estructura corporal está la condición basal que contribuye en forma significativa al mantenimiento de ésta y el rendimiento energético. En el fútbol, las recomendaciones nutricionales suelen reflejar en general alto nivel de diferencia en el gasto calórico (energético), el cual puede llegar hasta 4.050 calorías el día de competencia y/o entrenamiento de intensidad, mientras que en día de descanso baja a 2600 calorías.

Entrando más en el área fisiológica, existen variables que pueden ser muy significativas dependiendo el nivel de intensidad de la competencia, sumado al estrés psicológico que puede ser somatizado incrementando los niveles de cortisol plasmático. Un buen indicador del nivel metabólico y de adaptación hormonal en el deporte es el ratio cortisol/testosterona, dado que el cortisol es un excelente marcador de estrés físico y psicológico y la testosterona es un marcador de anabolismo proteico.

Evaluaciones de fuerza para individualización del entrenamiento, según la posición de juego en el fútbol y el aumento en el nivel competitivo, implica una mayor intensidad a la que se realizan los esfuerzos y también depende del número de partidos jugados por temporada.

El fútbol se caracteriza por tener intervalos cortos de tiempo, pero de gran intensidad y donde existe una combinación de actividad física de alta y baja intensidad. Por lo tanto, la periodización de entrenamiento en base a los objetivos debe estar clara, y lo principal de la práctica de fuerza es conseguir aplicar más en menos tiempo en el gesto deportivo, para mejorar la relación fuerza/velocidad.

Finalmente, son muchas las variables que quedan para el análisis y la discusión respecto a cuanto éstas, en forma individual y colectiva, pueden contribuir al éxito o fracaso de una campaña deportiva tanto a nivel de país o internacional, de acuerdo al nivel de competencia en que se participe. Además, el continuo desarrollo de la nutrición especializada al ámbito deportivo es una tendencia en alza que sin dudas se asocia a un mejor estado de salud y óptimo rendimiento deportivo.

Etiquetas