Cultura y Espectáculos

Illapu celebra el retorno a una patria que sigue cantándolos

En el Teatro Universidad de Concepción, se realizará hoy el concierto, que es parte de una de las giras más exitosas del año en Chile. Un show que fusiona el repertorio surgido durante su exilio, con los grandes éxitos posteriores a su reingreso al país.

Por: Samuel Esparza | 14 de Junio 2019
Fotografía: Illapu

El edicto de exilio, emanado desde el Ministerio del Interior esa mañana del 7 de octubre de 1981, era claro: se prohibía el ingreso al país de los hermanos Márquez y de Eric Maluenda, integrantes del grupo musical Illapu, “por participar de la campaña de desprestigio a Chile en el exterior”.

Sin saberlo, la agrupación que llegaba de su segunda gira a Europa, no pisaría el país hasta siete años después. Iniciaba así una nueva etapa en una carrera que databa de 1971, esta vez desde el destierro, donde, en medio del enorme dolor de la lejanía, tendría un fecundo proceso creativo.

El momento del retorno resultó igual de intempestivo. Durante una gira por Canadá, se enteraron de la firma de la ley por el fin del exilio y, sin pensarlo dos veces, tramitaron el regreso, que se concretó en la primavera de 1988. Comienza ahí una tercera etapa, donde lograrían sus éxitos más importantes, en base a un repertorio que evocaba los días de distancia, la felicidad del reencuentro y la reconstrucción de un nuevo Chile.

Esa es, a grandes rasgos, la esencia que compone el espectáculo “A 30 años del regreso”, que el reconocido conjunto musical presentará esta noche en el Teatro Universidad de Concepción, a partir de las 20:00 horas.

Se trata de una de las giras más exitosas de 2019 en el país, con más de 300.000 personas y un recorrido por decenas de ciudades. Un show que repasa sus canciones más emblemáticas, esas que han resonado por más de 48 años quedando en la memoria colectiva. Y que incluirá, además, parte del repertorio que tocaron en su masivo regreso en el Parque La Bandera, en noviembre de 1988.

Revisitando sentimientos

Carlos Elgueta, uno de los integrantes más antiguos que se mantienen en la agrupación, y el multiintrumentista, Luis Enrique Galdames, conversaron con Diario Concepción sobre la presentación de hoy, en la que recogerán los momentos más profundos en la historia de la banda.

– ¿Qué significado dan a la gira?

Carlos Elgueta: Partimos en septiembre del año pasado, porque fue el 17 de septiembre de 1988 cuando regresamos al país, luego de haber sido parados en la escalilla del avión y expulsados en 1981. Y fue el 24 de septiembre que se hizo ese grandioso concierto en el Parque La Bandera. La idea es mostrar, 30 años después, las canciones que en ese momento traíamos del exilio con los discos De Libertad y Amor (1984) y Para seguir viviendo (1988).

Luis Enrique Galdames: Son canciones llenas de destierro y del desarraigo más fuerte que el grupo vivió. De Libertad y Amor es una canción escrita por Osvaldo Torres y compuesta por Roberto Márquez, que habla del tipo que nace y muere en esos años de la Dictadura, cuando estaban comenzando los alzamientos populares en Chile. Las canciones del grupo calentaban al lado de la barricada de los pobladores, eran banderas de lucha, época en que el grupo no estaba publicado en Chile, por lo que los cassettes pasaban de mano en mano. Así mismo se conoció a Silvio Rodríguez a finales de los ‘70.

– ¿Qué otros temas incluyen?

L.E.G: Esas canciones están cargadas del exilio, temperatura que queremos recrear en estos conciertos, temas muy profundos. Está “Copla de Morenada”, que habla del soñado regreso; “De Libertad y Amor”; “Cuarto Reino Cuarto Reich”: “Se están quedando solos”; canciones anti dictadura que se hicieron desde el exilio. En esa parte de la discografía, se nota que el leitmotiv más combativo, explícito, el grupo toma un rumbo más decisivo en la lucha, junto a la gente que estaba en la calle haciendo la pelea.

C.E: Está “Para seguir viviendo”, que relata la historia de Rodrigo Rojas y Carmen Gloria Quintana. Y también “Población La Victoria”, tema instrumental que nace de la visita de Blanca Ibarra al grupo en Francia, donde relata cómo era un día de protesta en la población. Son temas que sorprenderán al público.

– ¿Con qué carga emotiva llegaba cada uno ese 17 de septiembre de 1988, había miedo?

C.E: Siempre había temor, pues estábamos en Dictadura, pero llegamos al aeropuerto y fue maravilloso encontrarte con miles de personas que nos esperaban. En ese tiempo existía la radio Umbral, que iba transmitiendo el recorrido desde el aeropuerto, la gente se enteraba por la radio y salía a las calles. Se armó una caravana impresionante que superó todas nuestras expectativas, íbamos muy emocionados. Y nos impresionó que la gente coreaba las canciones que nunca habían sido difundidas en el país.

– ¿Es muy distinto el Chile de hoy?

L.E.G: Claro, este país se transformó en un experimento raro, neoliberal, en donde las cosas fundamentales, como la educación y la salud, son un bien de lujo. En tiempos de Dictadura el enemigo era claro, pero ahora no hay a quién mirar a la cara. Gracias al sistema, tenemos un país salvajemente capitalista, consumista y egoísta. Por eso, todas estas canciones de lucha y protesta se hacen actuales en el Chile de hoy, tristemente calzan.

– ¿Y dónde calza Illapu en este nuevo Chile?

L.E.G: Nosotros nos quedamos en el corazón de la gente más humilde, que se siente reconocida a través de nuestras canciones y que en el día del concierto baila, canta, salta, rememora épocas pasadas y hasta llora. Eso lo vemos siempre.

C.E: Sentimos que con nuestra música y toda la historia de estos años, entregamos pertenencia, identidad. Por eso, la gente se siente tan chilena en nuestros conciertos y vibran por igual chicos, flacos, viejos y jóvenes. Y ocurre lo mismo en algunos países de América Latina donde vamos, como Perú, Bolivia, Ecuador, Colombia. Si hasta el orfeón de Carabineros toca nuestros temas, es algo inexplicable.

– ¿Traen alguna sorpresa para Concepción?

L.E.G: Hay varios temas de las últimas producciones, el disco “Con sentido y Razón”, donde por primera vez en nuestra historia hicimos versiones de canciones de otros autores. Una experiencia maravillosa que a la gente le ha encantado. No se trata de versionar, a las canciones les dimos la sonoridad de Illapu, las trajimos a nuestra musicalidad con nuestros instrumentos y voces. Está “Sobreviviendo”, de Víctor Heredia, y “Manifiesto” y “La Partida”, de Víctor Jara, por nombrar algunos. Este último es un tema que originalmente se toca con timbre y que hicimos con zampoñas grandes, que suenan muy profundo. La sonoridad nuestra está muy presente, por eso, estamos seguros que les gustará mucho.

Etiquetas