Cultura y Espectáculos

Juanita Toro: “Mi labor en la danza siempre ha estado ligada a la educación”

La profesora de ballet y dueña de la reconocida academia que lleva su nombre repasa su historia ligada a la enseñanza de este arte a los niños.

Por: Sandar Oporto | 12 de Febrero 2019
Fotografía: Isidoro Valenzuela M.

Con una academia de 54 años de trabajo ininterrumpido que lleva su nombre, y un reconocimiento de décadas en el mundo de la danza, Juanita Toro es una gran referente de esta disciplina a nivel regional.

Se inició desde niña en este arte, y aunque no pudo desarrollarse de manera profesional, entró a estudiar Educación Básica en la UdeC donde conoció a la que sería su segunda pasión: la enseñanza.

“Me acerqué a la danza a los seis años y estuve en diferentes academias del país. Cuando llegó el momento de elegir una profesión, yo dije que quería ser bailarina, pero mi papá no lo vio con buenos ojos. Por eso, entré a estudiar en la Universidad de Concepción, donde me recibí de profesora y empecé a trabajar en Tomé. En esa ciudad comenzó mi nueva vida en lo profesional, me tuve que dedicar a la educación. Allí también me casé y tuve mi hija. Entonces, en cuanto llegué a una escuela lo primero que hice fue formar un taller de ballet. Esa fue mi primer experiencia de acercar la danza a niños y me gustó muchísimo. Sentí desde allí podía hacer mi aporte a la danza, que por algo mi camino no había sido arriba del escenario. Mi trabajo en la danza siempre ha estado ligado a la educación”, cuenta la artista.

Desde su labor en sus inicios en Tomé, pasando por la formación de su academia y tras más de cinco décadas enseñando a niños y jóvenes, la profesora mira con buenos ojos a los incalculables -según ella- alumnos que ha tenido en sus manos.

“Afortunadamente, tuve una forma de motivar a muchos de mis alumnos para que siguieran en el camino de la danza y no cortarles sus sueños. Si uno es egoísta y tiene buenos estudiantes, se tiende a quedar con ellos, pero la idea es abrirles ese camino y conducirlos para que sean profesionales. En Tomé trabjé con Edymar Acevedo, que tiene su academia en Santiago. Una profesora de Tomé, Olguita Figueroa, también fue ex alumna mía. Leonardo Iturra hoy en día es director de teatro, pero tuvo un gran acercamiento a la danza y estuvo largo tiempo acá. Daniela Quiroga fue alumna del centro artístico de acá y hoy está en Santiago enseñando. Son muchos los que han salido de aquí”, cuenta Toro.

La Academia de danza Juanita Toro es parte de la red nacional que tiene la Escuela Ballet Municipal de Santiago y tiene actualmente a cuatro profesores pilares. Juanita cuenta que en el 2018 tuvieron casi 180 alumnos. “Tengo los mejores profesionales, María Soledad -su hija- lleva más de 30 años acá y es muy respetada en la danza jazz a nivel nacional, Reinaldo Araneda es profesor de danza moderna hace más de 15 años y es seguido por la gente para donde vaya. Roger Leal fue alumno y ahora es docente de ballet junto conmigo y se ha preocupado de perfeccionarse mucho. Cada uno de nosotros trata de estar al día con la evolución que va teniendo la disciplina”, explica.

Además de la academia, Juanita formó el festival Surdanza que lleva 13 años incentivando a los niños en esta disciplina. “Hace muchos años atrás había varios festivales de danza, y llegó un momento en que eran sólo para jóvenes y adultos. Los niños quedaron de lado, y como mi interés está en el trabajo con ellos creamos el encuentro. Primero convoqué a mis pares a nivel regional y ahora es a nivel nacional”, explica la profesora.

Para el 2019, Surdanza cuenta con el apoyo de Fondart. Además del festival, entre las iniciativas de Juanita Toro se encuentra una obtenida recientemente. “Nos ganamos un proyecto de formación no solamente para la escuela de ballet, sino que también se le va a dar la posibilidad a otras academias para que puedan perfeccionarse con nosotros, con maestros de la escuela del Ballet Municipal de Santiago, entre abril y diciembre”.

Paralelo a ello, este año tendrá una escuela de verano en su academia durante enero y febrero, con clases y talleres para todo público.

Al rememorar su trayectoria, Juanita se siente orgullosa de lo logrado y los elogios que ha recibido por su trabajo. “Siento una gran satisfacción, he sido muy afortunada. No toda la gente ha tenido el reconocimiento que yo en vida. He tenido un Sello de Excelencia que da el Ministerio de las Culturas en el área formación, un Premio Regional de Arte, me ha reconocido la Universidad del Bío Bío, la municipalidad a través del día de la mujer por mi aporte al género y el Colegio de Profesores por mi aporte para los niños. Estoy cumpliendo un sueño, siempre dije que para mí iba a ser muy importante el día que pudiera llevarle la danza a los niños que no podían pagar por una clase”, concluye.

Etiquetas