Cultura y Espectáculos

Una idea que se configuró con el apoyo de sus mismos lectores

La novela ilustada se armó con las opiniones que el mismo autor solicitó a los niños y niñas que leyeron su borrador, texto fue publicado por editorial La Tregua.

Por: Diario Concepción | 02 de Agosto 2016
Fotografía: imagenPrincipal-4132.jpg

La novela ilustada se armó con las opiniones que el mismo autor solicitó a los niños y niñas que leyeron su borrador, texto fue publicado por editorial La Tregua.
 

Mauricio Maldonado Quilodrán
mauricio.maldonado@diarioconcepcion.cl

 

La idea era hacer un libro infantil lúdico y auténtico, o sea, que más allá de tratar temáticas dirigidas a este segmento de lectoría, fuera construido en base a las observaciones y sugerencias de los niños y niñas que tuvieron acceso a su borrador.

"El planeta de los botones", de M.L.Sandoval se configuró de tal manera que constituye una pieza literaria inédita y especial, cumpliendo a cabalidad con esta premisa participativa e inclusiva.

"Tomé en cuenta todas sus opiniones, desde las más mínimas hasta el cambio de algunas palabras por otras, quería que se sintieran parte de su creación y configuración", comentó el escritor.

Pero la invitación a participar no quedó sólo ahí, ya que aparte de las opiniones de su redacción y ortografía, el autor hizo un llamado bien particular, al que los niños respondieron con el mismo entusiasmo. "También debían enviarle una carta a la protagonista del libro, con la promesa de que esa carta igual iba a ser publicada en la novela. Y es lo que ha tenido más entusiasmado a los chicos que participaron de este proceso, estudiantes provenientes de distintas comunas de la zona. Creo que más que leer la novela quieren ver su nombre entre los agradecimientos del libro", señaló entre risas Sandoval.

 

Proceso enriquecedor

 

El libro, publicado por editorial La Tregua y que cuenta con las ilustraciones del destacado artista Carlos Vergara, narra la historia de una pequeña niña que en la travesía de ir a visitar a sus tíos en las lunas de Júpiter se pierde y aparece en un mundo extraño y ciertamente hostil, donde se ve obligada a trabajar para poder sobrevivir, y a la vez sin perder la inocencia de la niñez.

"Para poder salir de ahí se debe insertar en el sistema laboral de este planeta con seres extraños. Entonces la novela habla de cómo un niño enfrenta la vida laboral, teniendo como desafío el no perder su niñez ante la rutina, el ir a trabajar todos los días, el marcar reloj, el estar varias horas sin comer, todo ese tipo de cosas, pero desde la perspectiva de una niña, a lo que paralelamente se develan ciertos misterios que tienen que ver con sus tíos y padres", explicó el autor.

Temática infantil que de alguna forma le acomoda a Sandoval, ya que "me pasa algo con esa etapa de la vida. Aún tengo una conexión con mi infancia, muchos de mis buenos recuerdos son de esa época, y considero que contar historias desde la perspectiva de ellos, el tratar de poner al lector en los ojos de un niño hace que de alguna manera se sensibilice más. Al menos es la percepción que he tenido hasta la fecha", detalló el escritor.

Respecto al decidirse publicar por este nuevo sello editorial y contar con la colaboración del trabajo de Vergara, fue algo totalmente nuevo para Sandoval, ya que "significó toda una experiencia nueva, ya que estaba acostumbrado a armar y realizar mis proyectos de manera independiente y a mi manera. Fue algo muy enriquecedor, por ejemplo, en el aspecto de la gráfica de la historia tenía en mi cabeza otro tipo de ideas, a las que Carlos -Vergara- les dio forma, y que finalmente me encantaron. Creo que gran parte del atractivo del texto se debe a esto. Y el tema de publicarlo a través de esta editorial va de la mano porque todos apuntamos al mismo lado. Tratar de levantar proyectos con autores y artistas que están tratando de dar a conocer sus trabajos, apoyarnos y hacer arte en colaboración".

Tras ser presentado la semana pasada en Zaguán Arte & Libros, "El planeta de los botones" tendrá su lanzamiento oficial en la librería Qué Leo y una gira por los colegios de los niños que participaron de su escritura.

 

Etiquetas