Ciudad

70 años se cumplen de la desaparición del primer piloto de guerra penquista

Por: Diario Concepción | 19 de Abril 2019
Fotografía: Alejandro Mihovilovich

El teniente segundo Mario Arriagada, que fue el primer piloto de guerra de la Región de la Fuerza Aérea de Chile (Fach), falleció el 19 de abril de 1949 en una misión de rescate de un carabinero herido.

Oriundo del norte chileno, se trasladó junto a su familia a principios del siglo XX a Concepción, donde estudió en el Liceo de Hombres, ahora Enrique Molina, manifestando en esos años su interés de ingresar a la Fach. Luego de hacer el servicio militar en 1939, ingresó a la Fach para obtener el título en 1943.

Arriagada, que estuvo destinado en las bases aéreas de El Bosque, Quintero y Punta Arenas, destacaba por su don de mando, aptitudes militares y talento en acrobacias aéreas. Fue ayudante del Comando en Jefe y piloteó naves como el Vultee BT-13, Douglas A-24 B, Fairchild PT-19 y finalmente los North American Texan-6.

Pero faltaba una última misión (…), poco antes del mediodía del martes 19 de abril de 1949, Carabineros solicitó ayuda de la Fach para transportar desde Osorno a Santiago al Teniente de Carabineros, Norberto Núñez, de la dotación de Puerto Octay, quien se había destruido la mano izquierda con un autodisparo de escopeta.

Arriagada se ofreció para trasladar al herido en el North American 205. El viaje de ida resultó sin novedad, se pensaba volver al siguiente, pero dada la gravedad del oficial se definió el regreso inmediato, a las 17:47 horas, a pesar de las malas condiciones climáticas que habían.

Durante el viaje transmitió de forma constante su posición, el último contacto fue a las 19:55 horas al pasar sobre Chillán. Se perdió el contacto y su ubicación.

Los radios de los archivos del Comando de la Fach indican que el piloto dio aviso, a las 21:50 horas, que sólo volaba con la reserva de bencina y que saltaría en paracaídas cerca de Santiago.

A las 22:15 horas se oyó la última frase entendible: “Agotada la bencina voy a saltar del avión”. A las 22:30 horas la Base Aérea El Bosque pierde su rastro, transformándose en un misterio nacional su desaparición.

A las 23:50 horas se ordenaron las primeras diligencias. La Fach, Carabineros, Fuerzas Armadas y Marina activaron la búsqueda entre Loncoche y Rancagua.

La Fach dispuso de patrullas especiales y sus pilotos más avezados para la búsqueda. Su hermano René, hizo lo propio en sector cordillerano de Rengo, arriesgando incluso su vida, ya que se extravió por algunos días.

Todos los esfuerzos fueron en vano, aquel noble acto de servicio al prójimo lo transformaron en mártir de la Fach con el dolor para su familia y los “Caballeros del Aire”. Para René Arriagada Mora, quien está frisando los 92 años, lo recuerda así: “Fue un hombre muy formal y muy responsable, que supo cumplir con serenidad hasta el final sus obligaciones”.

El carácter de este hecho, poco conocido y por ser un hijo del Bío Bío merece todo acto de homenaje por su valentía a casi 70 años de su fatídica desaparición.

 

René Arriagada, sobrino de Mario Arriagada  Mora

Etiquetas