Ciudad

PDI entrega recomendaciones al interponer una denuncia por presunta desgracia

Por: Daniela Salgado | 08 de Octubre 2018
Fotografía: Lukas Jara M.

Ante los casos de desapariciones que han afectado a la Región del Bío Bío, la Policía de Investigaciones entregó una serie de recomendaciones que deben seguir las familias al momento de interponer una denuncia de presunta desgracia.

El jefe de la Brigada de Homicidios (BH) de Concepción, comisario Jorge Abatte, explicó que en primera instancia lo fundamental es que “las familias aporten la mayor cantidad de antecedentes cuando este tipo de hechos sucedan”.

Es por eso, que la primera acciones del núcleo cercanos de la persona desaparecida es mantener contacto con los familiares y amigos para averiguar si han tenido contacto y concurrir a los lugares que frecuenta.

Si tras realizar lo anterior no se logra establecer la ubicación del desaparecido, se debe acudir lo antes posible a las policías o al Ministerio Público. Allí, aseguró Abatte, “se generará una denuncia, sin ninguna dilación, sin obligación que pasen 24 o 48 horas, como muchas veces se cree”.

Una vez ingresada la denuncia se da inicio a un protocolo de actuación e investigación que parte con la toma de declaraciones, tanto de la familia como del entorno más cercano.

Casos como los de Darling

La presunta desaparición de Darling Rioseco, joven universitario que denunció haber sido secuestrada y drogada, para luego ser desmentida por la policía especializada al constatar que la estudiante estuvo en Santiago mientras su familia realizaba trabajos de búsqueda, no sólo provocó críticas por su actuar, sino también sirvió de escusas para echar a rodar una serie de cadenas que alertaban sobre presuntas bandas internacionales que operaban en la Región.

Aunque resulte insólito, lo cierto es que en la Brigada de Homicidios se topan a diario con este tipo de casos, los que significan un gasto innecesario tanto de recursos logísticos como humanos. Pese a ello, el jefe de la BH penquista, recalcó que “esa es una de las obligaciones de la Policía de Investigaciones. Lograr establecer la verdad o gran parte de ella mediante el trabajo investigativo”.

Y en efecto, en las primeras declaraciones de las presuntas víctimas queda en evidencia que el relato carece de sustento y concordancia.

Las falsas denuncias

El llamado de la autoridad ha sido fuerte y claro durante la últimas semanas y consisten en “no dejarse valer por lo que aparece en redes sociales ya que más que informar, muchas veces entorpecen la investigación”, afirmó Abatte.

Sin embargo, aún hay quienes persisten en la idea de contribuir a la psicosis colectiva.

Así es el caso de una estudiante de medicina de la USS, quien aseguró en su red social que su pareja, quien estaba de turno en el Hospital Regional, recibió a dos de las mujeres desaparecidas y “ambas las habían DROGADO”, dice parte del twitt.

Al ser consultada por Diario Concepción, afirmó entre risas que era la hipótesis del inicio.

Las sanciones de quienes echar a correr el rumor o entrega información falsa como lo ocurrido por redes sociales, queda en manos el Ministerio Público. La institución es la encargada de evaluar si se puede llegar a configurar un delito o entorpecimiento a la investigación.

Si bien es complejo llegar a esas instancias, sobre todo teniendo en cuenta la masificación de dichos mensajes, a modo de esclarecimiento, Abatte volvió a decir que “no hemos tenido ninguna denuncia ni investigación asociada a la droga por contacto. Las presuntas desgracias que hemos investigados están asociados a problemas personales, sentimentales, familiares o económicos”.

De ellos, el 94% aparece en las primeras horas o días de búsqueda y el restante queda en etapa de investigación.

Etiquetas