Ciudad

UdeC liderará la medición de sismos con equipos de alta tecnología

Por: Ximena Valenzuela | 06 de Octubre 2017
Fotografía: Archivo

Concepción tiene una cuenca similar a la de  México, por lo que se recomienda revisar estructuras que sobrevivieron al sismo de 2010.

Sólo cuatro días después del terremoto que azotó a México, 19 de septiembre, el ingeniero civil, Gonzalo Montalva, docente de geotécnica sísmica de  la Universidad de Concepción, arribó a la capital azteca para conocer en detalle los efectos provocados por el sismo, buscando contribuir con ello a la labor científica local.

Montalva, quien además es docente de mecánica de suelos avanzada, constató en terreno que la mayoría de los edificios que colapsaron,  que habían resistido el sismo de 1985, resultaron dañados principalmente por la amplificación de la onda que esta vez, a diferencia del evento anterior, generó mayor daño en los bordes.

Expresó que terremoto de México fue de subducción, es decir, intraplacas, muy parecido a lo que ocurrió en 1939 en Chillán y el de Calama de 1950, que son de alta frecuencia, es decir, afectan a estructuras más bajas y resuenan con espesores de suelo menores.

Ante ello, detalló que los efectos de cuenca son significativos y que no se pueden ignorar el estado de las estructuras que han pasado un terremoto. “Hemos trabajado mucho en mejorar las normas, pero con el aprendizaje de México queda claro que falta que las estructuras sean revisadas, sobre todo, en zonas de cuenca, que pueden tener efecto de borde como Concepción y Valdivia, entre otros”.

Dicha revisión, según el docente de ingeniería geotécnica sísmica, podría realizarse a través de la UdeC, o bien, con organismo como el Idiem para asegurar el estado y futuro de las estructuras. “Que se propongan mejoras, pero al mismo tiempo que la investigación del área avance para determinar la demanda y diseño, avanzando en paralelo para que no nos pille otro terremoto sin contar con esa información”.

Instalación de sensores

El especialista además está liderando un proyecto, financiado a través de Fondequip,  que busca instalar sismómetros en la roca, es decir, a profundidad, a media altura y también en superficie “para caracterizar, precisamente, lo que pasó en ciudad de México, ver la diferencia de movimiento entre la roca y el suelo y, por lo tanto, cuánto afecta el hecho que la ciudad esté en una cuenca y como varía espacialmente”.

En total se instalarán en diferentes partes de la ciudad seis equipos en superficie, similares a un cilindro que miden vibraciones y, dos permanecerán enterrados 80 metros de profundidad en el Hogar Freire de la UdeC. “Estamos perforando ahora y esperamos que esté en uso a los primeros días de noviembre a más tardar”.

La información que entregarán los sismógrafos, financiados por Conicyt; Amper, la empresa proveedora de los equipos y firmas como Mstd, especialista en sondajes, Constructora Lancuyén y Oitec Ingeniería, llegará de forma directa por Internet al laboratorio de Dinámica de Suelos de la UdeC.

“El objetivo no es que sólo sea una investigación nuestra, sino que los datos se suban a una web, contribuyendo a otros investigadores a nivel mundial. Este es el segundo equipo después de Grecia por lo que los datos que entregue serán muy importantes”.

Montalva destacó que en el proyecto están trabajando en conjunto con el Centro Sismológico Nacional para que puedan ocupar los datos que arrojen los sismógrafos para informar, por ejemplo, a la Onemi.

“Ahora los datos que nosotros recolectemos sirven, por ejemplo, para determinar si una falla cercana como la que existe en Chacabuco está activa o no, si puede generar un terremoto grande o no y calcular en cuánto tiempo más puede ocurrir un sismo y, sobre todo, para definir qué tipo de estructuras se requiere instalar en distintos lugares. Eso se puede saber con estos aparatos porque son muy sensibles”.

El profesional manifestó que luego que el proyecto esté en marcha y se compruebe la información que entregará, espera postular, a mediano plazo, a otro fondo de tal manera de instalar sismógrafos en Chillán para medir actividad en la falla existente.

Etiquetas