Carta al director

Guardia de seguridad asesinado

Por: Diario Concepción | 10 de Agosto 2019

Señor Director:

El lamentable asesinato de un joven guardia de seguridad de 21 años hace unos días en Puerto Montt, quien en el ejercicio de sus funciones repelió un delito flagrante y fue apuñalado por un menor de 15 años, no es un hecho aislado y evidencia tanto el riesgo del oficio así como la falta de desincentivos para que delincuentes dejen de agredir cobarde y desproporcionadamente a los guardias.

Pese a que hay más de 150.000 personas que trabajan de guardia brindando seguridad y protección a bienes y personas, y todos los días se conocen hechos violentos contra ellos en todo el país, hoy no es tema para autoridades, legisladores y policías, la evaluación de mecanismos que permitan reducir los riesgos de esta actividad tan necesaria.

Alternativas hay muchas, desde por ejemplo el porte de elementos basados en pulsaciones eléctricas con que puedan reaccionar ante ataques con armas blancas, hasta mayores sanciones que desincentiven las agresiones, todo lo cual requiere de modificaciones legales. Así como el Art. 416 bis del código de justicia militar, contempla y agrava el maltrato de obra a un Carabinero, representante de la fuerza pública que es parte de la manifestación del poder fáctico de imposición del Estado, podría considerarse en los Art. 296 y 297 del Código Penal una agravante al hecho de causar lesiones o incluso la muerte a un Guardia de Seguridad que esté ejerciendo sus funciones con la autorización de Carabineros de Chile.

Los representantes de la fuerza y seguridad privada, coadyuvantes y complemento a la función policial, también requieren resguardos que desincentiven el nivel de violencia que tienen hoy los antisociales. Es importante darles más seguridad a las familias que trabajan en la seguridad privada.

 

Eitan Fried Grbic
Gerente Seguridad Física
First Security S.A.

Etiquetas