Carta al director

Deporte adaptado y sociedad

Por: Diario Concepción | 22 de Abril 2019

Señor Director:

El deporte adaptado como fenómeno social tiene como objetivo principal “insertar e incluir a la persona con discapacidad en nuestra sociedad”. El término aborda todas las modalidades deportivas que se adaptan al colectivo de la persona en situación de discapacidad o condición especial, bien porque se han realizado una serie de adaptaciones y/o modificaciones para facilitar la práctica o porque la propia estructura del deporte permite su práctica sin adaptaciones. De esta forma, los deportes convencionales han adaptado una serie de parámetros para ajustarse a las necesidades del colectivo o modalidad deportiva que lo va a practicar. Estas modificaciones están orientadas a: reglas, materiales, instalaciones, número de deportistas, apoyos, entre otros, que lo diferencian del practicado por personas sin discapacidad.

El deporte puede tener numerosos significados dependiendo de las situaciones contextuales en las cuales se aborde. Es así que encontramos múltiples beneficios del deporte adaptado, el cual representa una real importancia en el desarrollo personal y social del individuo que lo practica, creando un campo adecuado y sencillo para la auto-superación. De la misma forma, construye bases sólidas de robustez mental estimulando la autodeterminación.

Por otra parte, cabe mencionar que, especialmente en el ámbito escolar, el participar y disfrutar del deporte entre alumnos con y sin discapacidad tiene un efecto positivo en la percepción de la discapacidad por parte de los segundos, lo que se mantiene en el tiempo. Numerosos autores consideran que el deporte adaptado entrega los mismos beneficios en los aspectos físicos, psicológicos y sociales, para las personas en situación de discapacidad, que aquellos deportes convencionales que realizan las personas sin discapacidad. En función de lo anterior, las organizaciones educativas deben considerar la oferta de talleres paradeportivos que realmente incluyan a los estudiantes en situación de discapacidad. De esta manera la educación primaria y la secundaria transitarán por el estrecho camino de la construcción ciudadana.

Dr. Cristian Luarte Rocha
Facultad de Cs. de la Educación
Universidad San Sebastián

Etiquetas