Carta al director

Rita Ester Roa Rebolledo

Por: Diario Concepción | 14 de Abril 2019
Fotografía: Diario Concepción

Ester Roa Rebolledo, como la conocemos en la actualidad, nació el 6 de mayo de 1919. Sus padres fueron Osvaldo Roa Ravanal y Rosalinda Rebolledo Paulo, ambos provenientes de antiguas familias del Valle del Itata, radicados en Concepción.

El matrimonio tuvo 2 hijos: Armando Roa Rebolledo (psiquiatra) y Rita Ester Roa Rebolledo (abogado). Al término de su educación primaria, ingresó al Liceo de Niñas de Concepción, donde completa el ciclo secundario, y posteriormente ingresa a la Escuela de Derecho de la Universidad Católica, para luego de algún tiempo, completar su carrera recibiéndose de abogado en la Universidad de Chile. En 1947 contrae matrimonio en Santiago con el joven político abogado demócrata cristiano, Tomás Pablo Elorza (quien fuera profesor de la Escuela de Derecho de la UdeC, diputado en 1957, y electo senador por Concepción, Ñuble y Arauco, por 2 períodos 1961-1969 y 1969-1978, fue presidente del Senado chileno, y primer presidente chileno del parlamento latinoamericano).

El matrimonio tuvo 4 hijos, María del Carmen (abogado), Rodrigo Paulo (ingeniero civil), María Ester (consagrada a la vida religiosa) y Tomás (abogado, master en comercio internacional).

Al igual que su marido, Tomás Paulo, Ester fue militante activa del partido Demócrata Cristiano, desde cuyas filas participó en las elecciones municipales de 1956, en que la ciudadanía penquista la eligió su alcaldesa por 2 períodos (1956-1960, 1960-1963), siendo la primera mujer en asumir la alcaldía en Concepción y lo más importante, fue en su época, primera mayoría nacional.

Cabe notar que, durante su periodo, se dieron dos hechos importantes, el terremoto de 1960 y el mundial de fútbol de 1962.

Durante el terremoto de 1960, siendo ella alcaldesa, y el senador de la república, luego del sismo ambos se levantaron y salieron inmediatamente a recorrer la ciudad para entregar las ayudas pertinentes después de este mega terremoto, como alcaldesa hizo cambios importantes en el diseño urbano de Concepción, como ser la remodelación del parque Ecuador en la Alameda de concepción, la erradicación de las poblaciones en la costanera al lado del Bío Bío, la reconstrucción de las partes más afectadas por el terremoto del 60, entre ellas, el puente carretero del Bío Bío, se le atribuye también a su período, la construcción del hermoso estadio de Concepción en la Avenida Collao, inicialmente con la intención de que fuera sede del campeonato mundial de futbol de 1962 y que después del terremoto, la Fifa decidió no hacerlo en la ciudad pensando en posibles réplicas telúricas, realizó una serie de actividades con las distintas colonias radicadas en la ciudad, como españolas, alemanas, sirias, palestinas, italianas, francesas y otras.

Ester Roa y su marido, tenían su domicilio en Orompello al llegar a Víctor Lamas, y tenían como vecino a antiguas familias penquistas como los Rondanelli, los Coddou Boettiger, y los Ríos Boettiger, del cual desciende Pepo, el autor del Condorito.

En su vida profesional como abogado, fue vice presidenta de la Caja de Empleados Municipales en Santiago hasta 1970, y a reglón seguido, se desempeña como abogado de la superintendencia de Seguridad Social, en 1973 vuelve a su antiguo cargo de vice presidenta de la Caja de Empleados Municipales de la República, cargo en que está hasta 1982, debido a la creación de las AFP.

Ester Roa Rebolledo, era una mujer ordenada, que acudía muy temprano a sus labores municipales, recorría los barrios y se hacía asesorar por profesionales expertos, como el abogado Aulio Vivaldi Queirolo que, junto a otros profesionales, iban rediseñando las políticas más apropiadas para hacer de la ciudad un lugar habitable y de esparcimiento.

Según sus hijos, siempre regresaba puntualmente a su casa hacia las 19 horas, y hacía vida familiar, cuentan que cuando pequeños lo pasaban con los abuelos de padre y madre, disfrutando el tiempo en el campo junto al Río Andalién. Ester era una mujer de ideas claras, y hacía cuando estuviera en su mano, para sacar las cosas que proponía, adelante. Era una mujer que trabajaba en equipo y sabía liderar a quienes la acompañaban.

Durante el terremoto de 1960, Ester Roa entró en sintonía con las autoridades del gobierno del presidente Alessandri, especialmente en los recursos para la reconstrucción y le tocó recepcionar la ayuda internacional que provenía de los Estados Unidos de América.

Ester Roa Rebolledo falleció en Santiago, un 29 de agosto de 2010, rodeada del cariño de hijos y nietos. Hoy, el principal campo deportivo de la ciudad de Concepción, obra de su periodo alcaldicio, lleva su nombre en honor a esta insigne mujer.

Alejandro Mihovilovich Gratz
Profesor de Historia y Geografía
Investigador del Archivo Histórico de Concepción

Etiquetas