Carta al director

Celia Cortés Jullian

Por: Diario Concepción | 16 de Septiembre 2018
Fotografía: Diario Concepción

Celia Cortés Jullian nació en la ciudad de Santiago, el 16 de julio de 1903. Hija de Ernesto y Ana, siendo la menor de cinco hermanos.

Sus primeros estudios los hizo en su ciudad natal, obteniendo al inicio de la década de ‘20 su bachillerato en Letras, con posterioridad a lo cual inicia estudios universitarios de Medicina en la Universidad de Chile, los que luego descontinúa, trasladándose a Panamá con una tía materna. En este país centroamericano contrae matrimonio, en diciembre de 1927, con el ciudadano norteamericano Ira F. Mattatall, de cuyo enlace nace a fines del año siguiente su primera hija, Cecilia.

Ya con tres hijos, decide ingresar a estudiar Servicio Social en la Escuela “Dr. Alejandro del Río”, entonces dependiente de la Beneficencia Pública, de la cual egresa en 1941.

Al año siguiente, separada de su esposo, se traslada a Concepción contratada por nuestra Corporación, para hacerse cargo de la oficina de Servicio Social, destinada a los alumnos del plantel, organizando con gran visión de futuro un Departamento de Asistencia Médica para ellos.

Desarrolla su labor en una época en que su especialidad era muy poco conocida, y comparte esa tarea con el cargo de subdirectora de la Escuela de Servicio Social, creada por el Ministerio de Educación Pública en nuestra ciudad, bajo la tutela de la Universidad de Chile hasta 1946. En ese año, junto a otras destacadas académicas, funda el Hogar Universitario Femenino y la Asociación de Mujeres Universitarias de Concepción, realizando una dilatada labor. Desde esta fecha y hasta 1957, cumple las funciones de directora de la señalada Escuela.

En 1953, a raíz del terremoto que azotó a nuestra ciudad, le correspondió una significativa participación en la construcción de tres poblaciones. Una de ellas fue la Gabriela Mistral, donde se realizó el primer intento, a nivel local, de desarrollo y ayuda a la comunidad, aplicando en forma efectiva una visión moderna de la asistencia social, que culminó con la formación de diferentes comités y la construcción de una escuela pública, para los cerca de 400 niños que la componían.

A partir de 1956, y a petición expresa de las autoridades universitarias penquistas encabezadas por su rector, David Stitchkin Branover, se abocó al estudio de la incorporación al régimen docente de la Universidad de Concepción del primer año de la Escuela de Servicio Social, debido a la que la Universidad de Chile había acordado descontinuarla en forma paulatina, a partir de 1957, dependiendo los estudios de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales.

En 1961, es elegida directora de la Escuela de Servicio Social de nuestra universidad, desempeñando el cargo hasta 1968, un año antes de acogerse a jubilación. Celia Cortez participa, además, en una serie de encuentros internacionales de su especialidad.

En cada uno de estos eventos hizo presentaciones de trabajo, que reflejaban su alto nivel académico, evidenciando así el desarrollo alcanzado por su disciplina en la universidad.

Reconociendo estas condiciones, el Consejo Académico de la Universidad de Concepción, en 1974, la designa Profesora Emérita de la Escuela de Servicio Social, la que ayudó a crear y a la cual dedicó sus mayores desvelos.

Celia Cortés Jullian falleció en nuestra ciudad, el 26 de noviembre de 1993, próxima a cumplir 91 años de edad. (Fuente libro: Aporte de la Mujer a la UdeC).

Alejando Mihovilovich Gratz
Profesor de Historia y Geografía
Investigador del Archivo Histórico de Concepción

Etiquetas