Carta al director

Virginio Gómez González

Por: Diario Concepción | 08 de Julio 2018
Fotografía: Diario Concepción

Al igual que en las semanas anteriores, seguiremos rindiendo tributo a los fundadores de la UdeC. Don Virginio nació en Los Ángeles en 1877. Se tituló como médico cirujano de la Universidad de Chile (1899), con estudios de perfeccionamiento en Berlín (1904 y 1914) y varias universidades europeas. Se radicó en Concepción en el año 1916. Siendo médico militar ejerció la profesión con destacada preocupación en la medicina social y fue director del Hospital San Juan de Dios de Concepción.

Considerado por su iniciativa y primera acción, el fundador de la Universidad de Concepción, renunció a su directorio en el año 1924.  Allí fue también académico en el Curso de Dentística y en la Facultad de Medicina.  Falleció por una caída al mar frente a Corral la noche del 1º de enero de 1956. Durante no pocos años su recuerdo fue muy escaso, hasta el reiterado propósito del decano de la Facultad de Odontología de la Universidad de Concepción, René Louvel Bert (1904-1984), quien lo denominó “el gran olvidado”, insistiendo en reparar tal injusticia, en la prensa (Diario El Sur, edición de 6 de mayo de 1979) y en su propia obra, ya citada, Crónicas y Semblanzas de Concepción (pp.132-135). El Instituto Profesional de la Universidad de Concepción, fundado en 1989, lleva su nombre. Ya antes se le había denominado “Edificio Virginio Gómez” a la sede de la Vicerrectoría de Administración y de Servicios, Estudiantiles. Una pequeña calle, en un sector cercano al Barrio Universitario, lleva su nombre.

Don Virginio Gómez fue miembro activo de la Logia Paz y Concordia Nº 13. Por su destacada acción masónica miembros de la masonería levantaron columnas en el Valle de Chiguayante creando la Respetable Logia Virginio Gómez Nº208.  En el año 1959, y muy merecidamente se había dado su nombre al Hospital Regional, que pese a haberse anunciado la ceremonia correspondiente, para el 3 de diciembre de ese año y a la cual asistiría el ministro del Interior, doctor Sótero del Río, se suspendió sin explicaciones. Este hecho fue calificado como insólito.

Alejandro Mihovilovich Gratz
Profesor de Historia y Geografía
Investigador del Archivo Histórico de Concepción

Etiquetas