Carta al director

Comportamiento Virtual

Por: Diario Concepción | 12 de Abril 2018

Señor Director:

A diario interactuamos a través de internet y las redes sociales con otras personas. Realizamos compras, pagamos cuentas, hacemos transacciones bancarias, contactamos a otras personas, enviamos email, mensajes de texto, usamos el chat, etc. Estas actividades pueden ser una oportunidad, pero también un peligro. Por un lado, nos permiten mantenernos comunicados con familiares, amigos, conocidos, colegas, y realizar diversos tipos de negocios.

Pero no son pocos los que consideran que las comunicaciones por internet pueden ser un peligro, ya que muchos usuarios se ocultan bajo identidades falsas, lo que posibilita el engaño, y asociado con esto, el cibercrimen (desde acoso sexual hasta estafas de toda índole). Ambas posturas son válidas, y como usuarios de internet, deberíamos estar conscientes de que las comunicaciones en el mundo virtual, se rigen por las mismas reglas que aplicamos en mundo real.

El mundo virtual no nos da derecho para que suspendamos o ignoremos, nuestro sistema de valores, de normas y costumbres, que aplicamos a diario en el mundo real. Y debemos tomar las mismas precauciones en el ámbito virtual, que tomamos en el ámbito real, entre ellas ser honesto, mantener separado lo público, de lo privado, ya que no todos tienen derecho a saber toda la verdad sobre nosotros.

Entregar datos personales como el RUT, direcciones o data bancaria, en los perfiles de las redes sociales puede ser un suicidio “civil”. También hay que tener presente que existen reglas de conducta o “Netiqueta”, tanto para internet como para las redes sociales, como no subir fotografías de terceros sin su permiso o que escribir todo en mayúsculas puede interpretarse como un grito, y que también que debes dirigirte a los demás con respeto, sobre todo a la vista de terceros.

Y respecto a las informaciones y rumores que circulan en los distintos medios virtuales, verificar su veracidad por otras vías. El tacto, criterio y tino, debe ser una regla en el mundo virtual.

Francisco Bulnes Serrano
Departamento de Humanidades
UNAB Concepción

Etiquetas