Carta al director

Expectativas post PSU

Por: Diario Concepción | 30 de Noviembre 2017

Señor Director:

La PSU es un hito en la vida de los jóvenes, ya que muchas veces define el comienzo de la vida adulta. Como tal, produce altos niveles de ansiedad, ya que el comienzo de los estudios superiores puede simbolizar el término de la vida adolescente y el aumento de la demanda de autonomía, frente a la cual muchos se sienten inseguros.
En las semanas previas a la entrega de los resultados, uno de los aspectos centrales es el manejo de las expectativas que los adultos ponen en los jóvenes. Dichas expectativas pueden gatillar fantasías de “abandono” (me van a dejar de querer si fracaso), de falta de lealtad (desilusionaré a mi familia al no cumplir sus deseos) o miedos con la consecuente vergüenza, culpa e inseguridad.

En ese contexto es importante aclararles que rendir la PSU es sólo un hito en términos académicos y no responde a la identidad del joven. Es decir, no se juega la vida ni el amor de los padres. Tampoco su identidad. Como padre usted puede apoyar a su hijo en la tarea de externalizar su verdadero temor, no sólo respecto al rendimiento en la PSU, sino también sobre las consecuencias que tendría un resultado desde la perspectiva del joven. Al aclarar las fantasías respecto de su desempeño, se puede producir un alivio de esa tensión.

Si bien ellos están viviendo su propio proceso de maduración, las familias también perciben que habrá un cambio en las relaciones, ya que ese hijo adolescente ya no tendrá las rutinas establecidas por el colegio, sino que ahora ese adulto joven deberá ser cada vez más autónomo, llevando a que la familia cambie de etapa, acercándose lentamente al “nido vacío”.

Es importante destacar que los hitos en la vida de los hijos también van determinando los ciclos familiares. Eso implica que el éxito o fracaso de ellos, muchas veces es percibido como éxito o fracaso de los padres. No obstante, debe recordar que el hijo que esta semana dio la PSU ya tiene la mayoría de edad, es un adulto joven y no se juega su futuro con esta prueba, sino que está en proceso de crecer.

Margarita Sandoval Gutiérrez Psicóloga y académica Psicología Universidad San Sebastián

Etiquetas