Economía y Negocios

Javier Irarrázaval, economista USS: ¿Cómo enfrentaría Bío Bío un conflicto bélico internacional?

Por: Edgardo Mora | 10 de Agosto 2017
Fotografía: Diario Concepción

Más allá de las tendencias a la baja en las bolsas de Tokio, Europa y Wall Street, por las respuestas de Trump a las amenazas nucleares de Corea del Norte, consultamos con Javier Irarrázaval, académico de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad San Sebastián (USS) sobre cómo se encuentra Bío Bío desde la perspectiva económica ante una eventual escalada bélica internacional.

Es así como el economista de la USS afirmó que “en general, Chile está bien preparado para vivir un contexto internacional de guerra”.

-¿Bío Bío está preparado para vivir una economía de guerra?

-En general Chile está bien preparado para vivir un contexto internacional de guerra. Esto no se debe a una estrategia deliberada, sino a la apertura comercial de nuestro país al exterior. Dada la amplia red de tratados de libre comercio que Chile tiene, que representa alrededor de un 90% del PIB mundial, nuestro país tiene varias alternativas ante la suspensión del flujo de comercio con diversos países.

En particular, en el caso de Bío Bío, su exportación de derivados de la madera podría verse afectada si China suspendiera envíos desde Chile. En cualquier caso, no habría mayor razón para preocuparse, tanto porque la probabilidad de una guerra es baja, como porque la probabilidad de que alguno de esos países interrumpa las relaciones comerciales con Chile a propósito de un conflicto bélico también es baja.

– ¿Qué podría ocurrir en la economía chilena si se produjera un conflicto bélico a escala mundial?

– En particular, EE.UU y China son nuestros mayores socios comerciales, y el año 2016 representaron poco más del 40% de lo que comerciamos con el resto del mundo. Así, de estallar una guerra que involucre a ambos países (la inclusión en el conflicto de Corea del Norte sería económicamente insignificante para Chile en el sentido de que no comerciamos con ellos), y asumiendo que por alguna razón cortaran relaciones comerciales con Chile (sea por seguridad, por priorizar su abastecimiento internos o fortalecer la producción nacional, o simplemente como castigo en el caso de que Chile apoye al adversario), el país debiera reorganizar su red internacional, pero en el mediano plazo el impacto no debiera ser estrepitoso, puesto que habría opciones para mandar los productos de exportación chilenos y a su vez importar los productos necesarios.

Así, la principal ventaja de Chile sería su flexibilidad comercial producto de su amplia red de tratados de libre comercio.

La alta dependencia de EE.UU y China como socios comerciales es un factor importante de riesgo, pero no es necesariamente una desventaja. La eventualidad de una guerra podría ser una amenaza para el abastecimiento de productos importados desde esos países, pero quizás podría ser una oportunidad para aquellos productos exportados a esos países cuya demanda aumentaría en una situación bélica, por ejemplo, el cobre en China para poder crear armamento bélico. Veamos el detalle: En particular, los principales productos de exportación a EE.UU son cobre (21% de las exportaciones a EE.UU), salmones (11%) y arándanos (4%). Los principales productos de importación son petróleo y propano (22% de los productos importados desde EE.UU).

En el caso de China, los principales productos de exportación son derivados del cobre (72% de lo exportado a China), mientras que los de importación son principalmente productos electrónicos.

Etiquetas