Economía y Negocios

Empresario de Curanilahue se adjudicó por $321 millones la Mina Santa Ana

Por: Felipe Placencia | 02 de Junio 2017
Fotografía: Agencia UNO | Maribel Fornero D.

Para el representante de los mineros, Luis Chandía, y para el seremi de Minería, Lautaro Benítez, se trata del fin de un conflicto. Se espera que los 178 mineros retomen sus labores paulatinamente.

El 24 de mayo fue un día clave para los ex mineros de la Mina Santa Ana, ya que tras efectuarse una junta de acreedores de liquidación, se logró un acuerdo de compra que marca el fin de un capítulo marcado por una toma a 600 metros bajo tierra. El empresario de Curanilahue, Isaac Alarcón, desembolsará $321 millones 447 mil 928 millones, incluyendo gastos de administración, giro y mantención de la mina.

“Creo que con esto ya está llegando todo a su fin”, declaró conforme el presidente del sindicato, Luis Chandía, añadiendo que habrá un par de días para trámites de rigor, pero ya con la expectativa de que todo vuelva a ser como antes del conflicto social, marcado por críticas a los ex dueños Rodrigo Danús y Paul Fontaine, bajo el giro de SW Curanilahue S.A., y llamados de apoyo al Gobierno que tuvo que ir en ayuda con más de $ 2 mil 360 millones.

El dirigente detalló que hace unos días se efectuó una asamblea para analizar el futuro de los 178 ex trabajadores que ansían recuperar su fuente laboral.

La idea es que Isaac Alarcón forje una sociedad. De hecho, ya hay conversaciones con un plan de reintegración.

“Va a ser una partida paulatina, ya sea en uno o dos meses más, que incluirá un número de 75 a 80 personas. Así como se vaya recuperando la mina se van a ir recibiendo la totalidad de los trabajadores”, adelantó Chandía.

Dos propuestas

La búsqueda de eventuales compradores no fue tarea fácil. Tras meses de incertidumbre, finalmente fueron dos los ofertantes: Isaac Alarcón y Marcelo Tawsen. Sin embargo, su propuesta fue rechazada: ofreció tan sólo $50 millones.

“También se comprometía al saldo de los gastos de administración en un plazo de 20 meses y con dos meses de gracia. Entonces había una diferencia en el plazo para pagar y el monto total, respecto a Isaac Alarcón Garrido, quien ofreció más de $300 millones con un primer pago de $ 51 millones el pago en 12 meses del saldo de los gastos de la Liquidación Concursal, el pago de las patentes de la concesión minera y negocias la subsanación de la deuda con Frontel”, detalló el coordinador de la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento, SIR Bío Bío, Alejandro Elgueta.

“El oferente declara conocer el estado de la mina, desde un punto de vista legal y de facto, y acepta su compra en dicho estado que es conocido por él. El plazo para ello será un máximo de 15 días hábiles a contar de ésta fecha, prorrogables exclusivamente a solicitud del Sr. Liquidador”, detalló el liquidador Tomás Andrews Hamilton en el documento adjuntado al Juzgado de Letras de Curanilahue para el cuaderno principal de Liquidación Forzosa.

Para el seremi de Minería, Lautaro Benítez, el acuerdo es positivo. “Por tratarse de un acuerdo de intereses privados escapa al ámbito de acción del Gobierno. Sin perjuicio de lo dicho, manifestamos que nos alegra que se haya alcanzado y, de algún modo, reafirma nuestra posición de que esto debía resolverse por la vía jurisdiccional. Esperamos que tenga éxito y que la solución arribada permita recuperar una fuente productiva para la provincia de Arauco, en especial para Curanilahue”.

En tanto, los mineros de Santa Ana esperarán pacientes para dentrarse en lo profundo. “Logramos dar vuelta todo y llegar a esta instancia. Fue bastante difícil. Sufrimos bastante, pero a su vez fue una experiencia positiva. Esto servirá para que no nos vuelva a pasar lo mismo”, cerró Luis Chandía.

Etiquetas