Ciudad

Sólo adhesión parcial tuvo paro de advertencia del magisterio

Por: Tania Merino | 18 de Agosto 2017
Fotografía: Carolina Echagüe M.

Mientras desde el magisterio calculan en un 80% la adhesión regional al paro del gremio, desde la Seremi de Educación estiman que la cifra no superó el 40%, con 334 establecimientos municipales paralizados de un total de 893 existentes en el Bío Bío.

Se trató, dijo el presidente del Colegio de Profesores a nivel regional, Boris Figueroa, de una paralización de advertencia que tuvo como principal objetivo evitar la desmunicipalización de los establecimientos educacionales de acuerdo a las condiciones que propone el proyecto de ley actualmente en trámite.

Recientemente, además, finalizó el trabajo de las mesas de diálogo entre el Gobierno y el Magisterio, sin embargo, explicó el dirigente, no hubo resultados. “No fue diálogo fue un monólogo”, acusó. Esto implicó volver a poner sobre la mesa los temas que marcaron las movilizaciones del profesorado hace un año: la deuda histórica y el agobio laboral.

“El Gobierno se comprometió a hacer una reparación a la deuda histórica y acaba de decir que no hay nada, cero, en temas de agobio ocurre lo mismo, los profesores diferenciales, los de párvulo tampoco existen posibilidades de que tengan acceso a la carrera como corresponde. Toda la planificación de esta reforma ha sido a ciegas, nos cambiaron el escenario arbitrariamente, sin preguntarnos absolutamente nada y ahora están haciendo lo mismo con la desmunicipalización”, se quejó.

Daño a la educación

Desde el Mineduc, el seremi del ramo, Sergio Camus, detalló que la adhesión a la paralización fue parcial y lamentó la posición asumida por el magisterio. “No corresponde dañar aún más la educación pública con una movilización que no tiene sentido y de la que no hay necesidad cuando existen los mecanismos para alcanzar los grados de convergencia para la construcción de políticas públicas”, manifestó la autoridad local.

Pero para los profesores el mayor daño a la educación pública lo hace la nueva legislación que desmunicipaliza a los establecimientos. “Se privatiza la educación y el trabajo de los profesores”, dijo.

Para el seremi, en tanto, “hoy claramente el proyecto de Nueva Educación Pública va avanzando y va a permitir terminar con la administración municipal de los establecimientos educacionales recuperándola para la centralidad del Estado a través de los servicios locales de educación”.

Judicialización

Otro de los tópicos que marcaron la protesta de los profesores fue la deuda que se mantiene con el magisterio por el pago de diferentes recursos, entre ellos la bonificación proporcional que hoy tiene a buena parte de los municipios demandados por agrupaciones de profesores.

Recientemente, además se produjo la detención del alcalde de Bulnes por el endeudamiento con el profesorado, lo que marcó un nuevo hito en este proceso de judicialización en que la justicia ha fallado varias veces en favor del gremio.

El seremi de Educación fue enfático en señalar que las deudas existentes a nivel de sistema municipal han sido abordadas a través de los Fondos de Apoyo a la Educación Pública, “permitiendo a los municipios hacerse cargo con sus recursos propios de aquellas deudas judiciales, producto de la mala aplicación o de la mala administración al momento de hacerse cargo de los pagos a los profesores”.

Camus agregó que la nueva legislación se hace cargo de temas pendientes con el profesorado. “Cuando se produzca el traspaso, que en la Región del Bío Bío va a comenzar en 2019 con un territorio de anticipación, estos sistemas comunales tienen que estar saneados. Es decir, que debe acreditar que los profesores y profesoras tengan sus remuneraciones al día, pero también saldadas las deudas judiciales”, comentó.

Educación diferencial

Otro de los ejes de la movilización fue la educación diferencial y el rezago que ésta enfrenta. Valentina Zapata, profesora de educación especial de la escuela Chile España, uno de los dos establecimientos municipales de este tipo que existen en Concepción, criticó el abandono en que se encuentran. “Somos un sector muy invisibilizado dentro del sector educativo, no tenemos evaluación docente y queremos ser partícipes, no nos pagan mención ni nos llegan muchos recursos, tampoco material atinente para nuestros estudiantes. Nos sentimos vulnerables, invisibilizados”, lamentó.

Etiquetas