Ciudad

Tras cinco años de anuncios, aún no se construye centro de Sename “Hogar Nuevo Amanecer”

Por: Carolina Abello | 16 de Julio 2017
Fotografía: Carolina Echagüe M.
El recinto, que alberga a cerca de 40 niños, tiene que recibir menores protegidos e infractores de ley. Diario Concepción revisó la situación de los 5 centros administrados por el Sename en la región.
En octubre de 2012,  la dirección regional de Sename, encabezada en ese tiempo por Verónica Núñez, anunció con bombos y platillos la inversión de más de  $2 mil millones de pesos para la reposición del Centro Nuevo Amanecer.

Los recursos para esta inversión provenían  del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (Fndr), y contemplaba el desarrollo de la etapa de diseño completa.  Posteriormente vendría la demolición de las actuales dependencias y después se ejecutarán las obras civiles del proyecto, finalizando con la compra del equipamiento que requiere la reposición de ese recinto. 

Se construirían 3.157 metros cuadrados, donde se edificarían y se reordenarían todas las obras exteriores, como piscina, canchas de juegos, circuito de trote, ciclovía y multicanchas.

El proyecto era urgente, porque el recinto fue abierto en 1966, muchos años antes de la creación del Sename (1979).  El 28 de diciembre de 1995, Sename asumió en forma directa la administración de ese centro.
Sin embargo, del anuncio han pasado cinco años y en el lugar no hay instalada una sola piedra.

Tras la salida de Núñez, la  dirección regional de Sename fue asumida por el abogado Robert Contreras, quien confirmó a este medio que, al momento de abandonar el cargo, en diciembre de 2014, dejó todo listo para  que se realizara el diseño e incluso  hizo la gestión  con el alcalde Álvaro Ortiz para que les facilitara un colegio donde llevar a los niños mientras se reconstruía el recinto.
Sin embargo, en esta administración, encabezada por Rina Oñate, no ha habido ningún avance con la construcción del centro.
Más aún: dentro del informe de la comisión de Sename de la Cámara de Diputados, René Saffirio aseguró que “el servicio viene hace un par de años gestionando la reposición del centro Nuevo Amanecer, que consideraba casas para segregar, y para lo cual el gobierno regional aportaba más de mil millones. Pero Hacienda bajó esto del presupuesto respectivo, del exploratorio, y hoy eso no viene en el presupuesto, por lo tanto el centro seguirá funcionando como ha funcionado hasta ahora, con las dependencias que tiene”. 
Sin embargo, desde la Dirección Regional del Servicio se indicó que el proyecto sigue en pie. Se aseguró que el diseño ya está listo, pero superó el monto inicial indicado por el Gore, por lo que se solicitó un aumento de presupuesto a la Dirección Nacional, el que les fue concedido, por lo que se tiene que realizar una modificación del gobierno original, por lo que en un mes y medio más estarían en condiciones de llamar a licitación para su ejecución.
“El Nuevo Amanecer es una bomba de tiempo”

Esta semana, la presidenta nacional de la Asociación de Funcionarios de Sename, Alicia del Basto, visitó los centros del servicio en la región, luego del rechazo de la Cámara de Diputados al informe de la Comisión Sename II.

Además, su visita se originó tras lo ocurrido en el centro Arrullo, luego de que el Centro de Defensa del Estado  se querellara contra una ex funcionaria del recinto, por el delito de fraude al  Fisco, luego de descubrirse que la mujer había gastado $40 millones del hogar de Lactantes jugando en el casino.

Alicia del Basto dijo haber salido “espantada”, de su visita del centro Nuevo Amanecer, a donde llegan los menores de edad hombres, bajo objeto de medidas de protección de los Tribunales, es decir, quienes han sufrido la vulneración de sus derechos en su círculo familiar, entre los 6 y los 17 años y donde hay cerca de 40 menores.

El problema es que al recinto llegan ese tipo de niños, pero también los menores de 14 años, que son inimputables ante la ley, y que no  pueden ser trasladados a centros del sector de justicia. “Esa mezcla de niños es la que genera problemas. Ese centro no puede estar como está, yo ayer estuve ahí y quede espantada. Hay niños de protección mezclados con niños infractores de ley”, dijo la dirigenta, quien fue el pasado martes 11 de julio, apenas 4 días después de los desórdenes protagonizados por un grupo de jóvenes, quienes se subieron al techo del recinto y sólo se detuvieron ante la llegada de Carabineros.

Según Del Basto, el líder del motín fue un joven que estuvo detenido en el Centro de Internación Provisoria de Coronel, pero que ahora está internado por protección. 

“El día que llegó este chico dejó la escoba en el centro, porque tiene conductas de cárcel, lo primero que hizo fue sacar rejas y barrotes, y empezaron a hacer punzones, además a los niños del sistema de protección los usan de mocitos, entonces se empiezan a instalar conductas caneras”, dijo Del Basto, quien recordó que el centro data de 1966.

“Y la directora del Nuevo Amanecer me decía que  no tienen  condiciones para esto, pero por ley tienen que seguir recibiéndolos.  Ayer íbamos llegando y un chico había mordido, pegado, y pateado a un educador, así que los carabineros entraron y se lo llevaron”. No hay cómo controlarlos, ya que deberían usarse cinco personas, “y la directora me decía que de dónde sacaba 5 personas, porque para hacer eso tenía  que dejar una casa sin educadores, entonces ya no pueden hacerse cargo”.
Insuficiente personal

De todo su recorrido, la dirigenta aseguró que ese centro, ubicado en la avenida Andalién, es el peor de la zona, ya que además hay un problema de consumo de drogas en los menores, quienes se arrancan del recinto, a las poblaciones aledañas y vuelven drogados. Tampoco tienen acceso a salud, “y hay que andar limosneando en los hospitales, el Nuevo Amanecer es una bomba de tiempo así como está hoy”.

En cuanto a su fallida construcción, la dirigenta aseguró en que esperan que el centro se construya, “y esperamos que eso se haga antes de fin de año. Esa es la burocracia del Estado, se comprometen y no pasa nada”.

Del Basto constató la situación de los otros cuatro  recintos administrados por Sename en la provincia de Concepción, y aseguró que los problemas que dieron a conocer con la muerte de la pequeña Lissette Villa siguen ahí, y que el servicio no les ha dado respuesta a sus requerimientos.

Una de las cosas que más se discutió tras el fallecimiento de la pequeña en el centro Galvarino de Santiago fue la forma en que los funcionarios de Sename controlaban a los niños que sufrían crisis, que los llevaban a autoagredirse o a atacar a los trabajadores.

“Ahora se llama sujeción, y es una forma bastante compleja, porque se requieren como cinco funcionarios para poder bajar la ansiedad del niño o con una conducta que sale de lo normal, o se quiere agredir. Y lo que nos plantean los funcionarios es que en los centros no hay  una cantidad de funcionarios suficiente para hacerlo”. 

Del Basto reveló que en enero se instaló  una mesa de trabajo “para que nos digan lo que se puede hacer y lo que no cuando hay que calmar a un niño, y el servicio no nos ha dado respuesta. El problema es que nadie quiere arriesgarse a intervenir porque estamos llenos de sumarios, y lo peor es que los jóvenes infractores se saben por libro cómo funciona el sistema, entonces si le apretan un  brazo, sumario para el funcionario, y es complejo porque no se han pronunciado desde la dirección Nacional después de lo que pasó con  la pequeña Lisette”.
Mejoras en el Hogar Arrullo
El pasado 12 de junio, cinco menores contagiados con varicela y la falta de 10 educadoras en el centro de Lactantes Arrullo,  motivaron a los trabajadores a realizar una protesta en las afueras del recinto.

Esto, porque desde noviembre esperaban respuestas de la Dirección Regional y Nacional del Sename sobre la necesidad de contar  con 10 educadores más, un pediatra y un kinesiólogo para no tener que sacar a los menores a centros asistenciales.

A un mes de la protesta,  los cargos solicitados se han ido contratando y el nuevo director recién asumió esta semana, luego de meses con una dirección subrogante que fue bien evaluada por los funcionarios.  En el centro hay 54 niños, hasta los 8 años. 

Para Alicia del Basto, es indispensable que se cubran todos los cargos solicitados por los dirigentes, para que así  los niños tengan la atención requerida, y que también tengan profesionales de la salud para los niños y que así se cubran todas las necesidades de los lactantes y niños internados en el centro ubicado en el cerro La Virgen.
Centro Semicerrado sin psiquiatra
El centro semicerrado está ubicado en la avenida Argentina 1147, en Concepción  y  hay 35 adolescentes. A ese recinto ingresan  menores  infractores de ley,  entre 14 y 18 años, que quedan con penas que incluyen el arresto domiciliario nocturno. Tiene cobertura regional.

El recinto sufrió daños estructurales tras el terremoto, por lo que estuvo cerrado cuatro años, lo que fue celebrado por los vecinos del sector, quienes aseguraron desde un principio que su llegada aumentaría la delincuencia en el sector. 

En su recorrido, Alicia del Basto constató que en el recinto también hay déficit de funcionarios. Como ejemplo, precisó que hay sólo una persona que realiza labores de aseo,  y que además realiza labores como auxiliar, con la obvia recarga de trabajo.

 “Hay que recordar que las infraestructuras de nuestros  centros no son adecuadas, son pobres, con poco  personal”.  Agregó que había dos duplas, compuestas por sicólogo y asistente social, y hoy hay sólo una.

Pero el gran problema del recinto es no contar con un psiquiatra propio, “entonces tenemos que acudir a la red pública, lo que es como un chiste, porque se supone que atendemos menores de edad, pero ellos ya son mayores porque han crecido cumpliendo sus condenas. Es impresentable que Salud siga siendo el gran problema del servicio”.
Mayores en una cárcel de menores
El gran problema del Centro de Internación Provisoria  y Centro de Reclusión de Menores de Coronel, es que paradójicamente, “el 80% de los centros de infractores de ley son ocupados mayores de 18, porque se les permite cumplir la pena en los centros nuestros, cuando reciben condenas como menores de edad, pero ya son mayores, y el problema  es que traen las conductas “caneras”, y contaminan los ambientes”, precisó Alicia del Basto. 

Y también el gran problema es la salud: la unidad de corta estadía apenas tiene 5 cupos ,  “y para una región no es suficiente, además llegan jóvenes de otras regiones y eso es grave  porque se desarraiga a los jóvenes de sus familias”.

Agregó que el resto debe ocupar  la red  de salud y si hay un problema deben ocuparla, como cualquiera. “Y en Salud dicen que tienen convenios con nosotros y no es así”.
Hogar Capullo: el mejor evaluado 
El año 2016, el centro Capullo, destinado a niñas derivadas por medidas de protección, vivía una situación compleja:  un aumento progresivo de ingresos de adolescentes y niñas distantes de la zona de ubicación territorial del centro  y la internación  de niñas y jóvenes infractores de ley, con medidas dictadas por los juzgados de Garantía,  pero el centro no está diseñado para eso, lo que causaba problemas en las  adolescentes internadas en el centro, ubicado en calle Manuel Rodríguez 3824, población Leonera.

En la visita de esta semana, Del Basto aseguró que esta situación ya fue controlada. “Los hogares de protección hacen crisis cuando llegan infractores de ley, y hay que cuidar que eso no pase”.
Etiquetas