Política

Gastón Saavedra: “No nos debemos ruborizar con el rol del Estado, pero tampoco con el del mercado”

El legislador reflexionó sobre el avance, en Chile y el continente, de discursos discriminatorios, ligados a la ultraderecha, y la falta de autocrítica de la izquierda ante dictaduras ligadas al sector.

Por: Ángel Rogel | 12 de Enero 2019
Fotografía: Isidoro Valenzuela M.

El diputado Gastón Saavedra (PS) reconoció que no está tranquilo. Dijo estar inquieto por el avance de discursos con tintes homofóbicos, xenófobos y discriminatorios ligados a la ultraderecha.

Pero eso no es todo. Está consciente que desde su sector ha faltado autocrítica para reconocer que también ha existido corrupción y violaciones a los derechos humanos en gobiernos de izquierda.

“Creo que no sólo a mí, sino a muchas personas, nos preocupa estos cambios culturales que está viviendo la política en el mundo, donde el ultraconservadurismo, las ideas segregativas, el tratar al otro como un enemigo y no como un contrario con el cual debatir ideas, están avanzando con fuerza”, comentó.

Incongruencia

Dijo que “declararse pinochetista y, al mismo tiempo, defensor de los derechos humanos es una incongruencia y una falta de consistencia gigantesca” y planteó que su sector afronta el problema de no contar con un punto de convergencia como ocurrió con la defensa de la democracia en los noventa.

“No fuimos capaces de refrescar nuestras ideas, nos quedamos con lo que hicimos en los ‘90. No emitimos ningún mensaje innovador y hubo una ola que nos pasó por encima, poniendo, incluso, en sospecha a la democracia”, sostuvo.

– El punto es que hay discursos discriminatorios, porque hay electorado que los sigue.

– Bueno, (José Antonio) Kast ya tiene un 20%. O sea, dos de cada 10 chilenos están pensando que ese es el mensaje correcto y apropiado para los destinos del país.

– ¿Cuál es ese mensaje incorrecto del que habla?

– El que se relaciona con el trato discriminatorio, peyorativo y no inclusivo de los adversarios, y los que no piensan distintos. Y, además, todos sometidos a la represión.

– Kast decía que los que lo critican también son intolerantes.

– El tiene el derecho a estar. Pero pienso que debemos enfrentar con propuestas lo que él hace. Yo soy un demócrata convencido, creo en la libertad, en la justicia social, en un sistema económico que permita la distribución de los ingresos, eso es lo que creo y tengo que decirlo. Y ahí debe tener un eje central: los derechos humanos.

– ¿Y usted cree que la ciudadanía piensa igual? Ese discurso fue el que perdió en las últimas elecciones.

– Es que nos despreocupamos de algunas cuestiones que la ciudadanía requiere. O sea, nos despreocupamos de la economía, pero nosotros también podemos hacer buena economía, pero no fuimos enfáticos. No debemos ruborizarnos con el rol que tiene que tener el Estado en el 2019, pero tampoco con el que tiene que tener el mercado y, por lo tanto, cómo conviven para que haya un trato justo y oportunidad para todos. Porque usted no puede decir que existe libertad para una persona que vive con $107 mil (mensuales) y, de casos como esos, hay un millón 500 mil en Chile.

– ¿Y qué pasa cuando se relativiza lo ocurrido en dictadura?

– El negacionismo y relativizar lo ocurrido tiene el riesgo de que ello vuelva a ocurrir. Entonces, la sociedad que nos hemos dado tiene que tener claridad respecto a cómo está conformada.

– Usted ha dicho que ha faltado autocrítica por la defensa que sectores de la izquierda ha hecho de gobiernos que son cuestionables, como Venezuela.

– Sí, Venezuela. Nicaragua. Y me duele, porque hubo una recuperación democrática, pero mire en lo que estamos ahora. En Brasil, es doloroso lo que pasó con el PT al final del camino. Si bien es cierto, hubo un mal proceder de las fuerzas conservadoras al sacar a Dilma del poder y mete preso a Lula, también hay un tema que tiene que ver con la probidad, que no la podemos soslayar. O lo que pasa con Cristina en Argentina. Creo que vale la pena hacer una reflexión profunda de lo que ha pasado con la izquierda en Latinoamérica.

Etiquetas