Política

Pablo Kast, diputado: “Debe haber un tributo específico a la externalidad negativa”

El parlamentario por la Región de Valparaíso estuvo de visita en la zona y analizó las similitudes que hay entre el Bío Bío y lo que ocurre en Quintero, además de participar en encuentros con militantes de la tienda.

Por: Marcelo Castro | 05 de Diciembre 2018
Fotografía: Isidoro Valenzuela M.

Una serie de encuentros con militantes de la Región del Ñuble y Bío Bío sostuvo el diputado Pablo Kast en la zona.

Durante su gira, que se extendió durante los días lunes y martes, se reunió con los seremis de la tienda en ambas regiones, además de las juventudes y militancia en general.

La visita se da en el contexto que buscan incorporar nuevos pensamientos y nuevas personas que compartan la visión que ellos tienen.

En entrevista con Diario Concepción, Kast comentó el momento que viven en la zona, además de comparaciones entre lo que ocurre en Bío Bío y Quintero en materia de contaminación ambiental por industrias.

– ¿Cuál es el motivo de su visita a la zona?

– Estamos viendo el trabajo que está realizando nuestro equipo, hemos generado un ecosistema para entender la política, que hemos plasmado en esto que es Evópoli. Queremos dar a conocer las propuestas que tenemos para Chile y estamos recorriendo las comunidades para invitarlos a participar con nosotros en esta propuesta política que tenemos.

Durante esta visita se reunión con la seremi de Gobierno, Francesca Parodi, y el seremi del Deporte, Juan Pablo Spoerer, quienes son militantes de su partido. ¿Qué balance hacen ustedes de esa gestión?

– Tenemos una muy buena evaluación de su trabajo, ellos son miembros fundadores y constructores de lo que es Evópoli. Venimos a acompañarlos, ya que están bastante solos, como somos poquitos.

– ¿Le ha tocado complicado en su distrito?

– Nos ha tocado duro con el episodio que hay en Quintero y Puchuncaví. Este tema nos ha hecho cambiar nuestro enfoque en el distrito, apuntando más a esta situación.

– ¿Cómo toman esta situación del petrolero iraní, que estaría vinculado a episodios en Quintero y aquí en el Bío Bío?

– Con mucha preocupación, fue una de las primeras tesis que se planteó. Yo soy miembro de la comisión investigadora sobre este hecho y estamos viendo vinculaciones con situaciones ocurridas en otros sectores del país, en las denominadas zonas de sacrificio, que yo prefiero llamar zona de alta contaminación.

– ¿Para usted no hay zonas de sacrificios?

– El concepto es muy estigmatizador, para las personas que viven ahí hay un daño, pero hay vida y se tiene valor, y la gente se siente atacada cuando dicen que viven ahí. Con respecto a la investigación, preocupa la situación de este petróleo iraní y las coincidencias son muchas. Tanto acá como en Quintero y Puchuncaví hubo episodios de contaminación.

– Desde la comisión investigadora, ¿se van a reunir con la fiscal Marcela Cartagena, que investiga esta causa?

– Lo sugerí a mis pares de la comisión investigadora, no sé si tenemos las atribuciones para invitar a una fiscal, pero sí queremos a alguien que nos explique lo que ocurrió. Queremos citar nuevamente a la persona de Enap que generó el proceso, para que nos explique los motivos, las causas y consecuencias de esta compra. Se trata de un petróleo altamente tóxico y de muy bajo costo, pero cuando se evapora genera consecuencias muy grandes.

– ¿Van a pedir a Enap que les justifique la compra de este petróleo iraní?

– Primero, queremos los antecedentes de las características de este petróleo y por qué se compró, si es que se llega a demostrar que es el responsable.

– ¿Van a pedir a Enap que no compre más este tipo de petróleo?

– No sólo eso, sino que justifiquen la evaluación que hicieron del proceso en sus sistemas, que puede llegar a tener consecuencia fatales.

– ¿Cómo debe ser la integración entre empresas y poblaciones aledañas?

– Esto tiene similitud en varios sectores y es un desafío complejo, como conciliamos a la población con el impacto ambiental o situacional graves de los enclaves industriales que se generan. Tenemos que buscar la forma en cómo planificamos el territorio, generar un sistema donde tengan para instalarse e informar de las externalidades que pudiesen ocurrir y que paguen estas, así la gente logra un beneficio compensatorio, además, saben lo que ocurrirá en caso de cualquier emergencia.

– ¿Las empresas deben tributar en las cosas?

– Debe haber un tributo específico a la externalidad negativa, sea contaminación, ruido, etc. Son situaciones que las empresas y que deben ser compensadas de alguna forma a quienes viven ahí. Los beneficios los recibe todos el país, pero el daño es a algunos pocos. Quien genera una externalidad, debe tener contemplado un plan con la comunidad, un desarrollo compartido. Tienen que desarrollarse con las comunidades y eso es necesario, el tener una “licencia social” con una validación de la ciudadanía, ya que si eso no existe se rompe cualquier trabajo. Hay que replantear la forma en que se trabaja la relación entre la empresa y la comunidad.

Etiquetas