Política

Región de Ñuble: los efectos de la división del Core y el Fndr

Por: Ángel Rogel | 11 de Enero 2018
Fotografía: Agencia UNO

La nueva unidad territorial recibirá sus primeros recursos en 2019, por ello será clave los proyectos de arrastre y las iniciativas que se aprueben este año para el cálculo de los recursos. El futuro Consejo funcionará solo con seis miembros.

El martes, la comisión de Gobierno del Consejo Regional (Core), presidida por el DC Hernán Álvarez, se reunió con la delegada presidencial en la Región de Ñuble, Lorena Vera, para analizar el estado actual de este proceso.

“El Gobierno Regional (Gore) debe ser un activo actor en la instalación, para construir juntos la región que se creó que no es patrimonio ni de un grupo, ni de un partido, ni de un solo gobierno, sino respuesta de lo que para la comunidad de Ñuble son sus sueños y esperanza de un país que busca hacer más afectiva la descentralización como aporte al mejoramiento de la calidad de vida”, comentó Álvarez.

Por su parte, la delegada presidencial dijo que “el trabajo que se debe realizar con el Core es importante, con especial interés por los temas de instalación y una mirada más profunda del desarrollo de la nueva región y de la inversión pública, además de las iniciativas que se priorizan, pues debemos hacer un buen trabajo de la mano del Core y del Gobierno Regional”.

En efecto, el trabajo que puedan realizar los cores, sobre todo de Ñuble, será importante pensando en los recursos del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (Fndr) que recibirán, a partir del 2019. En ese objetivo los representantes electos tendrán siete meses, desde el 11 de marzo cuando asuma la nueva composición de la instancia, hasta el 6 de septiembre, cuando los representantes de Ñuble asuman en propiedad como cores la nueva región.

Cabe precisar que de los seis cores que asumirán como representantes de la nueva región (en régimen serán 16 representantes; 8 de la provincia de Diguillín; 5 de Punilla y 3 del Itata), tres son electos y otros tres están actualmente en ejercicio: Hernán Álvarez (DC), John Andrades (PR) y Javier Ávila.

El último de los mencionados comentó que “vamos a tener un rol protagónico, no nos vamos a omitir, porque bien sabemos que el presupuesto para la región del Bío Bío el 2018, contempla a la provincia de Ñuble, y debemos alcanzar una ejecución como han sido las cifras históricas”.

Independencia financiera

En la última ejecución presupuestaria, la región del Bío Bío gastó cerca de $120 mil millones, una cifra que ha ido subiendo con los años, pues en el primer año de esta segunda administración de la Presidenta, Michelle Bachelet, se ejecutaron $95 mil millones. Este 2018, Bío Bío partirá con un marco de $113 mil 160 millones.

Respecto de la separación del Bío Bío, el jefe de la División de Análisis y Control del Gobierno Regional, Rodrigo Daroch, explicó que “la independencia financiera de Ñuble comienza en enero 2019”.

Agregó que como el proyecto de Ley de Presupuesto, para el año siguiente, se elabora entre los meses de agosto y septiembre, en esa fecha ya debiera existir un intendente designado para que pueda negociar con la Dirección de Presupuesto (Dipres). “Aunque también el gobierno del Presidente Piñera podría recurrir a un guarismo que existe, de acuerdo a cantidad de comunas y habitantes, para definir el Fndr del próximo año”.

También será importante, dijo Daroch, la cartera de proyectos con los que cuente el territorio. Ahí cobra relevancia el trabajo de los municipios que componen Ñuble, así como los cores.

En la definición de los recursos también puede ser importante el debate que puedan dar en la sala los futuros representantes del Distrito 19 en la Cámara, y el futuro delegado presidencial de la administración Piñera, pues todo parece indicar que Lorena Vera no seguirá. Fuentes de Chile Vamos comentaron que un nuevo delegado (se habla de un RN) podría perfectamente tomar la posta y asumir luego, como intendente.

Etiquetas