Política

DC y PPD hacen su mea culpa tras duro fracaso electoral

Por: Ángel Rogel | 02 de Diciembre 2017
Fotografía: Carolina Echagüe M.

Pese a que el bloque gobernante sigue en la carrera presidencial, también es cierto que dos de sus partidos grandes sufrieron importantes reveses, incluso, en la Región. Sus dirigentes analizaron el complejo momento.

Es normal que tras las elecciones presidenciales, la mayoría de los candidatos, sobre todo en primera vuelta, saquen cuentas alegres. No pasa lo mismo con las elecciones parlamentarias y de consejeros regionales (cores), donde los resultados ya son definitivos y las distintas colectividades ya comenzaron a sacar lecciones de aciertos y errores.

En el conglomerado de Gobierno hubo dos partidos que estuvieron muy lejos de los resultados esperados y transcurridas un par de semanas de los comicios, sus dirigente analizan el complejo escenario. Se trata de la DC y del PPD.

Si bien los resultados nacionales fueron negativos para ambos partidos (perdieron escaños en la Cámara y el Senado), a nivel regional la suerte fue dispar. Bernardo Daroch, presidente regional del PPD, dijo que no se podía desconocer que los resultados fueron un fracaso. Haber perdido un diputado, era una situación que no estaba en los cálculos de nadie.

“Creo que la gestión de Cristián Campos fue buena, pero le jugó en contra la ampliación del distrito, pues descuidó comunas como Concepción. Además, le restó fuerza el hecho que algunos jefes comunales no lo apoyaran como la alcaldesa de Hualpén (Katherine Torres)”, dijo Daroch.

Cambios

Agregó que el partido necesita renovación, pues las banderas que enarbolaron, hoy son propiedad de muchos sectores. Luego de la segunda vuelta, la colectividad se reunirá en sus respectivas instancia regionales y nacionales, donde cree que debe existir una fuerte autocrítica. “Un cambio de la directiva nacional, no está lejos de que ocurra. Muchos miembros de la mesa fueron candidatos y no salieron. Eso dice algo”, comentó.

Nicolás Hauri, presidente regional de la DC, dijo que el nuevo sistema electoral fue factor, en especial, porque no fue leído de manera adecuada por los partidos. “Hoy se requiere el fortalecimiento de líderes locales, pues hay que apuntar a la suma de buenos candidatos”.

Pero Hauri opinó que no todo es responsabilidad del sistema electoral. Sostuvo que el partido debe empezar a leer como funciona la sociedad del siglo XXI.

“La DC tiene adecuar su ideario a lo que es el siglo XXI. Hoy existe un mensaje de humanismo cristiano que tiene vigencia, pero para que sea plenamente aplicable, tiene que reconocer que existen variables sociales, económicas y culturales que no se tuvieron en vista al momento de fundar la DC. Hoy existe un nuevo concepto de familia, de sociedad o de comunidad”, comentó.

Opiniones

Claudio Sepúlveda, abogado y experto en políticas electorales, dijo que la DC está experimentando lo vive la propia sociedad. “Hace 20 años, el 80% de la población se definía como católico, hoy esa cifra experimenta una baja a un  poco más de 50% (…). Hoy la falange requiere no solo ‘rejuvenecimiento estético’, sino también replantear su posición programática y propender a una visión progresista”.

Sobre el PPD, el abogado dijo que, requiere “entrar a pabellón”. Dijo que ya no está para ser un partido instrumental, como al término de la dictadura. “Debe generar los puentes entre distintas ofertas políticas que apuntan una centro izquierda liberal y posiciones más ultra, convergiendo el PPD a ser el catalizador balsámico del abanico político de la extinta Concertación”.

Daniel Ibáñez, presidente de Fundación Participa, que la DC debe asumir los costos del camino propio, pero en su opinión la crisis no es solo electoral.

“La DC padece de una fuerte crisis de identidad con sectores que aspiran a mover el partido hacia la centro derecha y otros que prefieren mantener el domicilio del partido dentro de la centro-izquierda, desatando la fuga de militantes emblemáticos que ven la pérdida de identidad y de dirección de la Falange, que acumula decisiones”.

El caso del PPD, dijo, la crisis es más profunda que la de la DC. “La mesa dirigida por Gonzalo Navarrete y Germán Pino, suma tres derrotas electorales consecutivas. La crisis del PPD, está marcada por el daño producido a la marca producto del caso SQM y al desgaste de la colectividad, que paso de ser un partido innovador capaz de poner temas en la agenda, a transformarse en un partido tradicional incapaz de diferenciarse de sus socios de la DC y el PS”.

Etiquetas