País

Académico de la Universidad de Chile explicó polémica de medidores inteligentes y sus cobros

Gran controversia ha generado el anuncio de la instalación de medidores inteligentes en los hogares chilenos. Ante esto, una serie de interrogantes surgieron, las que en su mayoría fueron resueltas por el especialista.

Por: César Herrera | 07 de Marzo 2019
Fotografía: La Tercera

Gran controversia ha generado el anuncio de la instalación de medidores inteligentes en los hogares chilenos. Esta tensión aumentó cuando el Presidente Sebastián Piñera indicó que los costos del nuevo equipo serán asumidos íntegramente por los clientes.

Estas palabras levantaron la polémica, lo que motivó a las empresas eléctricas a salir a esclarecer las suspicacias respecto al alza en las cuentas de consumo eléctrico que representaría el uso del aparato inteligente.

Bajo este marco, el académico de la Universidad de Chile, Diego Pardow, explicó en detalle cada punto en cuestión a través de su cuenta de Twitter:

“Para empezar, la distribución eléctrica es un monopolio natural, eso significa que para todos es mejor que haya una sola empresa. Como pasa con el agua potable o el gas natural, estos servicios requieren una infraestructura dedicada y es más barato que exista una sola red”, indica en un principio Pardow.

En esta línea, el profesor de Derecho explicó que “como es un monopolio natural, los precios que paga el cliente son determinados por la autoridad (en este caso, la Comisión Nacional de Energía o CNE)”. “Para fijar esos precios, la autoridad encarga a unos consultores independientes que diseñen cómo sería una red de infraestructura perfectamente eficiente y con la última tecnología. Luego, establece cuál sería el precio de arrendar esa infraestructura por 5 años”, precisó.

“El precio de la electricidad generalmente tiene 2 partes. Por un lado, un cargo fijo que corresponde al precio total de arrendar la infraestructura por 5 años, dividido por el número de clientes. Por otro, también hay un cargo variable que depende de la electricidad consumida”, añadió el también consultor.

“Es posible que la CNE haga mal su trabajo y el cargo fijo sea muy alto, pero la evidencia muestra lo contrario. La CNE es considerada como una autoridad honesta y competente, tanto en comparación con otros organismos públicos, como con otros reguladores eléctricos extranjeros”, agregó Pardow.

¿Por qué cambiar a medidores inteligentes?

Pardow aseguró que esta decisión la tomó CNE porque consideró que este tipo de artefactos son más eficientes. “Digamos que la infraestructura se hizo más cara por arrendar mejores equipos y cuesta $160, pero a cambio permite reducir a la mitad el personal y genera un cargo fijo más barato de $18,5”, detalló el especialista.

¿Por qué tengo que debo pagar un medidor que es de propiedad de la empresa?

Según el académico esto no sería así. De acuerdo a Pardow “la totalidad de los clientes pagamos por el arriendo de la totalidad de los medidores, así como el arriendo de la totalidad de los cables, postes y otra infraestructura”.

¿Se cobrarán consumos que antes no se cobraban?

“Para empezar, eso es electricidad efectivamente consumida, por lo que si los nuevos medidores ayudan a disciplinar a los consumidores y ahorrar electricidad, bien por el planeta”, aseveró el profesor.

¿Habrá cobros injustificados por parte de las empresas?

Si bien técnicamente es posible que esto ocurra, Pardow es optimista y aseguró que los nuevos medidores facilitarán la fiscalización por parte de la autoridad y el cálculo de compensaciones.

“Hay que tener en cuenta que no somos el primer país que implementa este tipo de medidores y la literatura generalmente lo evalúa como un cambio positivo”, sentenció el académico.

El director ejecutivo de Empresas Eléctricas, Rodrigo Castillo, comentó el hilo compartido más de 14 mil veces en Twitter y comentó:

Etiquetas