Opinión

Reducción de la Jornada Laboral… ¿Menos es Más?

Creo que se debe disminuir la jornada laboral, pero junto con ello, diseñar un proceso de cambio cultural profundo en cuanto a cómo hacemos las cosas.

Por: Diario Concepción | 13 de Agosto 2019
Fotografía: Diario Concepción

Pamela Espinosa B.
Psicóloga, Coach Profesional Pontificia Universidad Católica de Chile.
bac.cafeconcepcion@gmail

¿Se ha puesto a pensar en cuáles son los factores que realmente están detrás de la baja productividad en nuestro país? Basta con mirar el entorno de nuestros trabajos, para darnos cuenta de cómo perdemos  el  foco de nuestros trabajos con  “actividades paralelas” y distractores, que nos hacen rendir menos y nos obligan a trabajar más tiempo.

Hábitos permanentes como llegar atrasados, pararse a cada rato a tener conversaciones informales con los colegas, revisar permanentemente el WhatsApp, tener múltiples páginas de navegación en internet abiertas y moverse de manera lenta sin un real compromiso, afectan fuertemente la calidad del trabajo realizado y al tiempo que se utiliza para lograr los resultados.

Este tipo de acciones hacen que rindamos menos y con peor calidad. Si comparamos el actuar de los trabajadores chilenos, con la mayoría de los trabajadores franceses, alemanes, estadounidenses y en general de los países desarrollados, se aprecian diferencias evidentes.

Un ejemplo simple me mostró una importante diferencia de hábitos: en Francia, me tocó visitar una crepería con almuerzo y helados, inserta en un centro comercial. A pesar del alto movimiento, estaba eficientemente atendida por solo 2 jóvenes. Hicimos una fila que avanzó rápidamente, tomamos asiento y en pocos minutos nuestro pedido estaba en nuestra mesa. Una vez que terminaron de atender, no se detuvieron a conversar entre ellos para esperar a que llegaran más clientes, sino que comenzaron a lavar, hacer aseo y a anticipar las preparaciones de los próximos pedidos.

Trabajan 35 horas por semana, tienen más tiempo personal, ganan más porque se necesita menos gente para hacer el mismo trabajo y también tienen buen clima laboral, ya que al igual que en nuestro país, se incorporan rituales saludables de encuentro con los compañeros, pero sólo en las horas de descanso, almuerzos o a la salida del trabajo. De esta manera los pocos tiempos que dedican al trabajo, tienen una mayor concentración y un ritmo más alto.

¿Nos impulsará a mejorar nuestra productividad como país, a rendir más y mejor, el sólo hecho de disminuir a 40 o 41 horas nuestra jornada semanal de trabajo? En mi opinión, creo que deben ocurrir ambas cosas, por un lado, disminuir la jornada laboral y poder contar con más tiempo libre personal, pero junto con esto, DISEÑAR un proceso de cambio cultural profundo en cuanto a cómo hacemos las cosas, la gran mayoría de los chilenos.

Podemos comenzar ordenando la jornada laboral en bloques cortos, pero concentrados y ofrecer a los trabajadores el incentivo de “regalar” horas de trabajo para libre uso personal. Esta técnica, de acuerdo al estudio de la “Guía Salarial y de Análisis de Tendencias del Mercado Chile 2018 de Hays”: La flexibilidad de horarios y asignación de días libres, un plan de salud privado y vales de alimentación, son los 3 beneficios que mejor han funcionado y que han sido mejor valorados por los trabajadores de nuestro país. ¿Le gustaría probar?

Etiquetas