Opinión

Monumento nacional en ruinas

Por: En el Tintero | 11 de Julio 2019

Puede que sea un fastidio volver sobre el tema del Mercado, esa estrepitosa ruina, ubicada en pleno centro de la capital regional, recordar otra vez el incendio que lo destruyó, el 28 de Abril de 2013. Lo que se escribió, con ingenua molestia, a casi un año de ese evento, sigue lamentablemente válido, sin quitar ni poner detalles, sólo que una mayor carga de protesta, “a pocos meses de cumplir un año desde que un voraz incendio consumiera la techumbre del otrora Mercado Central, la estructura sigue inerte ante el paso del tiempo, sin que se logre llegar a una solución definitiva respecto a su futuro”.

La molestia se justifica más para quienes saben de su valor y recuerdan la importancia de sus funciones, empezando por la historia de la obra del arquitecto chileno Ricardo Müller y del húngaro Tibor Weiner, siendo este último discípulo de Hans Meyer de la escuela de arquitectura Bauhaus, en la Alemania de 1930 y su descripción, “como un hangar de avión con un gran techo central curvo, junto a dos volúmenes adosados a sus costados”. Con una superficie de 3.600 m², toda la construcción fue realizada en hormigón, una proeza de la ingeniería para su tiempo, con una techumbre revestida originalmente en láminas de cobre y una imponente fachada con frontones de 50 metros.

De todo aquello queda sólo un monumento nacional, que es su condición actual, pero que, en efecto, es sólo una ruina, por muy histórica que sea, privando a la ciudad de una manzana entera de oportunidades, para restituir la nobleza de este edifico y devolver la función que tenía, parte de nuestra cultura urbana. Volver a tener el mercado sería una buena señal que tomamos las cosas en serio.

 

PROCOPIO

Etiquetas