Opinión

Andrés Lamas Benavente

Por: Diario Concepción | 16 de Junio 2019
Fotografía: Diario Concepción

Andrés Lamas nació en Concepción, el año de 1866. Era hijo de don Víctor Lamas Miranda, y Mariana Benavente Carvajal-Varas, de cuya unión nacieron 10 hijos. Don Víctor Lamas Miranda, fue un gran político penquista, miembro del Partido Radical. Mientras que la madre Mariana Benavente, provenía de lo más granado de las familias de la clase alta penquista.

La figura de don Andrés Lamas, en el Concepción de 1885, hasta 1901, junto a otros como Juan Castellón, Ignacio Ibieta y Rioseco, y los que sostuvieron con su esfuerzo y patrimonio, la mantención del Diario El Sur en circulación, en época tan conflictiva como lo fue la revolución de 1891, en que el medio era la voz del Partido Radical opositor al presidente Balmaceda, donde los principales líderes anti-gobiernistas, como con Víctor Lamas, padre de don Andrés, Juan Castellón y otros personajes destacados de la provincia, mantenían una oposición feroz al gobierno de Balmaceda. A tal punto que durante el año de la revolución 1891, el diario, estuvo suspendido de publicarse por varios meses, no obstante, tuvo publicaciones de folletos clandestinos.

El diario pasó por momentos de tal deterioro que don Andrés lo mantuvo en venta, y para evitar la concreción de tal transacción, fue arrendado a la firma Plate y Tornero, que invirtieron en el Diario El Sur, cambiando al órgano en un diario informativo y comercial. Al perder el diario, su ideología radical, el partido fue en el tiempo perdiendo su interés por el medio periodístico. De allí que cuando Tornero, se separó de la sociedad que lo arrendaba, Plate busca un nuevo socio, y es aquí donde entra nuevamente don Andrés Lamas, incorporándose nuevamente al negocio periodístico, salvándolo por tercera vez de su desaparición, al igual como le había ocurrido a más de 40 periódicos del siglo XIX, que partir del Faro de Bío Bío de 1833, primer periódico penquista, confeccionado por los internos del Instituto Literario. Hoy Liceo Enrique Molina.

Con el retiro de Plate de la sociedad, quedó como único propietario don Andrés Lamas, el cual continúa su publicación bajo la dirección periodística y administrativa de Cesareo Erazo. Quien convierte al diario en un medio que abarcó toda la provincia.

A través de sus páginas, aún hoy podemos realizar un viaje a los acontecimientos de finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX.

El 19 de septiembre de 1899, un feroz incendio que se inició a las 11 de la noche, arrasó con el diario. El director venciendo todo tipo de obstáculos, publica durante más de 2 meses, una hoja informativa, de pequeño formato hasta que don Andrés consiguió comprar los nuevos elementos con los cuales volver a publicar. El diario ocupó diversos domicilios, partió en calle Rengo Nº15, se cambió a calle Colo Colo Nº 557, local de mayor comodidad. En 1888 El Sur funciona en calle Comercio Nº1, hoy Plaza España, luego por dificultades económicas el diario se cambió a la casa de su fundador, don Juan Castellón, actual Castellón con O’Higggins, lugar que hoy ocupa la octava zona de Carabineros. En 1892, pasado los negros días de la revolución de 1891, El Sur se trasladó a la actual calle Castellón Nº 560, sede hoy de la Masonería penquista, institución que pretendió comprar el periódico, pero desistió por no ser un buen negocio. Un incendio en este local motivó su traslado a calle Colo Colo con Freire, edificio que actualmente ocupa la Lotería de la Universidad de Concepción, hasta ocupar por fin el edificio construido para el diario, en Freire Nº 799, esquina Colo Colo, diseñado por el arquitecto Francés Salomón Levy.

Todas las dificultades y sin sabores, fueron superadas por don Andrés Lamas, para dejar a la ciudad un periódico que hoy supera los 132 años de vida.

Resentida su salud, en marzo de 1901, don Andrés Lamas Benavente, transfirió la propiedad del diario, a su hermano Aurelio Lamas Benavente.

La muerte de don Andrés Lamas, a menos de un año de haber transferido el diario a su hermano Aurelio, fue un acontecimiento de profundo sentimiento de pérdida, tanto local como nacional, provocó un gran golpe a la prensa escrita, que transmitió en grandes titulares los sentimientos de pérdida de tan grande impulsor del periodismo chileno.

Hoy, una calle de Concepción, hace homenaje a este gran hombre de la prensa chilena.

Alejandro Mihovilovich Gratz
Profesor de Historia y Geografía
Investigador del Archivo Histórico de Concepción

Etiquetas