Opinión

BBW

Por: Diario Concepción | 10 de Febrero 2019
Fotografía: Diario Concepción

Jorge Condeza
@jorgecondezan

Por alguna razón pensé que el informe de Contraloría que investigó el BioBioweek 2017 tendría la misma cobertura que tuvo la principal actividad de “internacionalización” de nuestra región desde su creación.

La actividad fue parte de “Visibilidad internacional de la Región en el mercado asiático”, que con 935 millones abastecería de recursos a un sinnúmero de proyectos para empujar los negocios, las exportaciones y la inversión con el sector más dinámico del mundo.

Luego de un año de investigación la Contraloría del Bío Bío entregó el Informe IE-101/2018 que es lapidario en la forma en que se administraron los más de 900 millones que costó BBW.

No sólo era extraño el monto del gasto- Chileweek invirtió 35 millones de pesos por día y BioBioweek cerca 180 millones diarios, si consideramos todos los contratos- sino que se excluyera a Prochile y la administración de los contratos se concentrara en Corfo.

Contraloría investigó 3 contratos. El primero, un “estudio” con nombre largo e intrincado, se adjudicó por 115 millones mediante trato directo a una empresa que aseguraba era “el único proveedor que presta el servicio de intercambio económico y comercial entre Hubei y Chile”. No es broma. Tenía como una patente de corso o un monopolio estilo East Indian Co. Obviamente, CGR objetó la contratación ya que existen otros proveedores como, por ejemplo, Direcon/Prochile que siempre han desarrollado una tarea excelente al organizar encuentros de este tipo (Chileweek por años).

El segundo contrato por 185 millones, también de nombre complejo, fue licitado, pero quien logró la primera posición (FEN UdeChile) olvidó presentar la boleta bancaria de seriedad de la oferta y el contrato se lo llevó la misma empresa que el de 115.

El tercer contrato se realizó mediante convenio marco por 385 millones, pero fue subcontratado a la misma empresa de uno y dos.

Para trasladar a representantes de empresas (42) inventaron a la rápida unas Misiones Tecnológicas financiadas en 70% por Corfo ( 54 millones cada una), burlando la regla de que sólo se puede hacer una con máximo 15 personas, pero pusieron comas y puntos extras para decir que todas eran diferentes, y las presentaron 31 días antes del viaje a pesar que reglamento indica que el Comité debe rechazar aquellas que no cumplan con plazo de 60 días.

Sumemos los clásicos viáticos mal calculados donde algunos alcaldes deben devolver millonarias cifras; y los pasajes aéreos comprados mediante fórmulas inapropiadas que conducen a costos altísimos que no tienen explicación alguna.

Hasta la fecha la CGR reclama por 58,7 millones que tendrían que devolverse a las arcas fiscales, aunque la cifra podría ser mayor toda vez que los antecedentes serán enviados al CDE para determinar las acciones a seguir ante un evidente daño patrimonial.

Es lamentable que una actividad positiva, que entrega herramientas a las Pymes, sea empañada por funcionarios y autoridades a los que el uso eficiente de recursos les importa poco y nada. Ellos con su falta a la probidad perjudican a la Región y dañan la imagen y prestigio de muchas personas que confiadas acompañan estas actividades pensando que los fondos están siendo bien administrados y todo está en orden.

Posiblemente nada ocurra al final del proceso y los exfuncionarios responsables no respondan por sus actos. Pero es imprescindible que muchos lean el informe de CGR para que se logre sacar enseñanzas de lo ocurrido.

Etiquetas