Opinión

Parentalidad en tiempos modernos

Por: Diario Concepción | 05 de Febrero 2019
Fotografía: Diario Concepción

Consuelo Andrea Novoa Rivera 
Psicóloga, Investigadora Observatorio de
Parentalidad (OPA)
Universidad de Concepción

Al hablar de parentalidad, existe una sanción social implícita que muchas veces nos impide expresar con sinceridad los costos de ser madre o padre en la actualidad. El entorno más próximo, y también la sociedad en general, espera que nos comportemos bajo ciertos parámetros, que parecieran distinguir entre quienes cumplen con los criterios para ser catalogados como “buenas madres o buenos padres” y quiénes no.

El modo actual de entender la crianza, se centra en lo propuesto por el concepto “parentalidad intensiva”. A partir de ello, se considera que la forma más de adecuada de criar debiera estar centrada en las demandas de niños y niñas, lo que implicaría para madres y padres, adecuar sus tiempos y energía al compás de dichos requerimientos. Este enfoque ha significado una exacerbación en las funciones, especialmente de las madres, quienes para llevar a cabo esto, muchas veces deciden postergar su desarrollo laboral y dejar de lado sus propios intereses.

Los padres y madres “intensivos/as”, por ejemplo, corren de un lado a otro buscando entretener a sus hijos, pues no permiten que estos se aburran, y vuelcan toda su energía en crear un escenario limpio de cualquier mínimo riesgo (riesgo que no implica amenaza, sino más bien una oportunidad de crecimiento). Asimismo, madres y padres no sólo deben propiciar el desarrollo de sus habilidades sociales, sino que son los únicos encargados de ello. En términos generales madres y padres, bajo esta arista, son total y exclusivamente responsables del éxito de sus hijos/as.

Si bien, existe abundante evidencia científica respecto al beneficio que se observa en el desarrollo de niños y niñas, cuyos padres están presentes y comprometidos en su crianza, también existe evidencia empírica que demuestra que la “parentalidad intensiva”, pudiera ir en desmedro de niños, niñas, madres, padres y cuidadores/as. En el caso de estos últimos, el fenómeno ha sido mucho menos estudiado, pero lo que se ha observado hasta el momento es que el bienestar de madres y padres se ve sumamente perjudicado, pues viven una experiencia agotadora y estresante, que pudiese provocar sentimientos de fracaso, al intentar responder a exigencias desmesuradas asociadas al ejercicio de sus roles…pero ¿Quién se ocupa de esto?

A la luz de esta preocupación, y al alero de la Universidad de Concepción hemos creado el “Observatorio de Parentalidad” (OPA), junto a un grupo de colegas investigadores/as de la misma Casa de Estudios. Tenemos total convicción de que debemos avanzar en estudios sobre esta materia y beneficiar a todos quienes siendo madres, padres o incluso no siéndolo, estamos implicados en el asunto. La crianza, debiera ser responsabilidad de todos.

OPA, pretende desarrollar conocimiento científico en temas relacionados a la parentalidad, con pertinencia cultural, histórica y territorial. Asimismo, se ha propuesto generar instancias que promuevan el intercambio con actores sociales vinculados al tema desde distintos roles. De este modo, pretendemos hacernos cargo de forma parcial de un vacío importante en investigación y transferir los productos de la actividad científica al diseño de medidas públicas que contribuyan al bienestar de madres, padres y actores sociales que pudieran estar vinculados a la crianza.

Etiquetas