Opinión

El profesor en el centro

Por: Diario Concepción | 10 de Enero 2019

En tiempos en que se habla de modificar instrumentos para mejorar los índices de desigualdad en la educación chilena (según Ocde la undécima más desigual del planeta), en que se analiza la implementación de nuevas tecnologías en el aula, en el que se aumentan los formularios, informes y rúbricas para homogeneizar los estándares y la información central, insumo clave de think tanks y aparatos ministeriales, casi siempre se olvida a un actor clave del entramado de la enseñanza: el profesor.

Basta alzar un poco la mirada para observar cómo el compromiso y la vocación de muchos educadores ha logrado, incluso, en territorios recónditos del país, impulsar a niños y jóvenes a desarrollarse, a luchar por un mejor futuro, a estudiar, trabajar duro y creer en sus potencialidades.

En los últimos años, se han impulsado inciativas que apuntan a esa dirección, como la Carrera Docente, que redunda en una mayor remuneración para profesores de calidad; plan que debería complementarse con un sistema de incentivos para buenos docentes en establecimientos con alumnos en riesgo social.

Bien vale la pena en este contexto, recordar las palabras que Albert Camus, Nobel francés y uno de los escritores más importantes del siglo XX, le dirigió a su profesor, Mr. Germain: “Sin usted, la mano afectuosa que tendió al pobre niñito que era yo, sin su enseñanza y ejemplo, nada de esto hubiese sucedido. (…) Le puedo asegurar que sus esfuerzos, su trabajo y el corazón generoso que usted puso continúan siempre vivos en uno de sus pequeños discípulos, que, a pesar de los años, no ha dejado de ser su alumno agradecido”.

PIGMALIÓN

Etiquetas